Valverde de los Arroyos

Un pueblo de España ofrece casa y trabajo a los que se muden allí

El pueblo ofrece el bar del pueblo para que lo exploten

Algunos pueblos de España hacen todo lo posible por evitar la marcha de sus vecinos. Desde hace décadas ven como su población cae en picado y no consiguen devolverle la vida a esos pequeños municipios. Nos encontramos ante territorios con una media de edad muy elevada, sin apenas relevo generacional.

Ante esta situación, en ocasiones los ayuntamientos se ven en la obligación de buscar alternativas originales. Con bastante frecuencia llegan a ofrecer viviendas a bajo coste e incluso un trabajo a cambio de llegar con una familia.

La despoblación empieza a ser un problema bastante evidente en más de un pueblo de España, sobre todo en los de interior. Y las medidas habituales, como las ventajas fiscales o la conexión a internet de alta velocidad, no resultan suficientes.

El último en lanzar una propuesta original ha sido el pueblo de Aneto, en Huesca. Se trata del municipio que da nombre al pico más elevado del pirineo aragonés y se localiza a apenas 15 kilómetros de Montanuy. En la actualidad, como ocurre con muchos de los territorios de la zona, sufre una sangría poblacional.

Tienen apenas 35 personas residiendo en el municipio. Sin embargo, disponen de un centro de infantil y otro de primaria, además de un aula de escolarización para los menores de 2 años. Todo un atractivo para cualquier familia que quiera residir en un sitio tranquilo y sin el agobio de las grandes ciudades.

Foto del pueblo Aneto, Huesca
El pueblo de Aneto, en Huesca. | Ayuntamiento de Montanuy

Con intención de captar nuevos vecinos y de mantener las escuelas abiertas pusieron en marcha una campaña muy atractiva. Hace unas semanas sacaron a concurso el bar-restaurante del pueblo. Además, ofrecían a los interesados la posibilidad de asentarse en una vivienda colindante al establecimiento.

Dicho local hostelero, conocido como Nestuy, se halla en el centro del municipio, junto a un hotel rural. En el contrato de alquiler, el ayuntamiento desvelaba cuáles eran sus planes con dicho negocio. "Se pretende dotar a Aneto del servicio de bar y restaurante del que actualmente carece".

Destacaban que se trataría de un local bastante rentable, con mucha demanda debido a la numerosa presencia de visitantes. Es habitual que por esa zona se acerquen turistas los fines de semana, cazadores, aficionados a las setas, montañeros o senderistas. Una buena oportunidad que puede encajar con cualquier persona desempleada.

En el documento señalan que dicho espacio se compone de la zona de bar y de un comedor de restaurante. Además, cuenta con cocina completa, sala de descanso, almacén, aseos y de una vivienda adyacente de uso exclusivo para el arrendatario.

Dicho apartamento se incluye en el precio del local y estará destinado a la persona que lo vaya a arrendar. Es una casa de pequeñas dimensiones con una habitación, un baño, una cocina y un salón comedor.

Griegos, municipio de Teruel.
El pueblo de Griegos también ofreció casa y trabajo para ganar población. | Cedida

Cada pueblo trata de evitar la despoblación como puede

Este pueblo de Huesca ponía a disposición de los interesados este establecimiento por 180 euros al mes. El gasto anual sería 2160 euros más el 21% de IVA. El contrato tendría una duración de un año, aunque existe la posibilidad de alargarlo.

Sería cuestión de que las dos partes alcanzaran un acuerdo para ello. El periodo máximo de vinculación serían cuatro años.

En los últimos meses se han conocido propuestas muy similares en otros pueblos del país. Es el caso de Griegos, en Teruel. Ofrecían un puesto de trabajo y vivienda a las familias que quisieran mudarse al municipio.

Lo que buscaban así era evitar el cierre de la escuela rural. Contaban con nueve alumnos, y para conservarla abierta deberían tener doce. En la actualidad, dicho pueblo dispone de 143 vecinos.