Imagen de una calle de Córdoba

Las provincias manchegas no pasaron a la fase 1 por su 'movilidad constante' con Madrid

Fernando Simón explicaba que esto las ha convertido en algunas de las más afectadas

Son muchas las provincias las que esperaban poder pasar de fase el próximo lunes día 11, pero muchas de estas se han quedado a las puertas. Los que si deben estar enfurecidos son los habitantes de Ciudad Real, Toledo y Albacete, las tres — de cinco — provincias de Castilla-La Mancha que se van a mantener en la fase 0 por, según Fernando Simón, la movilidad constante de estas regiones con la Comunidad de Madrid, y que las ha llevado a convertirse en una de las zonas «más afectadas» por el virus y ha provocado «un impacto importante» en sus servicios sanitarios.

En rueda de prensa telemática desde La Moncloa, Simón ha indicado, no obstante, que desde esta comunidad autónoma se está llevando a cabo un trabajo excepcional para el control de la pandemia. Pero ha advertido de que la movilidad entre estas provincias y la capital ha provocado que junto a Castilla y León, la castellano-manchega sea una de las más afectadas por la Covid-19, además de Cataluña y Comunidad de Madrid.

Con todo, ha apuntado que Castilla-La Mancha «ha sabido adaptarse y controlar las epidemias de forma excepcional, mejorando capacidades» de asistencia, si bien ha añadido que en el momento de la valoración para el cambio de fase, esas tres provincias no reunían la situación epidemiológica «adecuada», como sí lo hacían Cuenca y Guadalajara.

En este sentido, ha recordado que el viernes, cuando hicieron público qué provincias o territorios pasaban de fase y cuáles permanecían en la inicial, «con Castilla-La Mancha la situación epidemiológica con datos iniciales no era exactamente la que quedó reflejada en la decisión».

En breve plazo podrían pasar de fase

Así, ha indicado que Guadalajara pasó de fase a pesar de que fue la primera en la que se detectó la epidemia en la región y de que tuvo gran impacto asociado a centros sociosanitarios. «Pero pudo controlar el problema y ahora está en situación excelente», ha añadido. Sobre Cuenca, ha aseverado que por sus características particulares de población «dispersa y aislada», el control actualmente es «muy favorable».

Tras esto, Simón ha incidido en que para decidir que provincias pasan de fase, no solo se tienen en cuenta criterios de salud pública sino también de  riesgos asociados a la movilidad. Ha añadido que «en breve plazo» se reevaluará la situación de las tres provincias manchegas «porque es posible que en breve tiempo estén en condiciones de pasar».