Ciudadanos paseando en bicicleta por el litoral en una ciudad de España

La peor predicción de un experto español sobre el coronavirus: 'A ver si nos entra en la cabeza'

Para Figueras es imprescindible «extremar las medidas de precaución» ya que «no va a haber vacuna hasta dentro de varios años»

Antonio Figueras, investigador del CSIC, manifestó en el programa ‘Liarla Pardo’, de la Sexta, que está muy preocupado  por la «curva mundial que está absolutamente disparada». Continuó diciendo que: «Estamos en una situación en la que ahora mismo hay ya una segunda oleada en Irán  e Israel  y la tasa de propagación en Alemania  es alta  en algunas regiones».

Para Figueras es imprescindible «extremar las medidas de precaución» ya que «no va a haber vacuna hasta dentro de varios años». «A ver si nos entra en la cabeza que no va a haber vacuna y, si la hay, no sabemos todavía el grado de protección ni cuánto va a durar. Vamos a tomárnoslo todos en serio», señaló.

Advirtió que la «pandemia galopa libre y a lo bestia». Ha puntualizado que una de las regiones más afectadas actualmente en todo el planeta es América Latina. «Está bastante suelta y ardiendo», ha advertido sobre el virus en el continente suramericano. «Hay zonas del mundo en la que seguimos creyendo que las cosas van bien, pero en países como China el virus está loco, suelto y danzando por todas partes y encima tienen la cara de decir que es una europea. ¿De dónde vienen las cepas europeas? De China», afirmaba en el espacio de actualidad presentado por Cristina Pardo.

«Dependiendo del número de casos, habrá que ir o bien a confinar a una población o no», ha manifestado en cuanto a que si los rebrotes nos pueden llevar a un futuro confinamiento limitado. «Lo que estamos viendo es que a veces vamos a tener que confinar a zonas enteras de una ciudad», reseñaba Figueras.

Se tardará de «tres a cinco años» en recuperar la normalidad

Preguntado por si cree que dentro de poco podremos volver a realizar actividades cotidianas de manera normal, como anteriormente, ha manifestado que se tardará de «tres a cinco años» en poder volver a utilizar el transporte público sin preocupación, así como a acudir a eventos multitudinarios, como las bodas. También compartió que ese será el tiempo en que tardemos a quitarnos las mascarillas de manera segura.