La policía, incrédula tras lo que ha encontrado en un club de alterne de Madrid

La Policía halló un burdel clandestino en el distrito de Tetúan que no cumplía con licencia alguna ni con las medidas de seguridad estipuladas por el coronavirus

Interior de un prostíbulo con luces rojas
La policía dio con un burdel clandestino que incumplía todas las medidas anti Covid | Cedida

La Policía Municipal de Madrid se encontró con una buena sorpresa este pasado sábado en la capital, cuando dos agentes descubrieron un club nocturno clandestino, situado en dos viviendas contiguas que habían sido transformadas para ser usadas como prostíbulo y bar de copas.

La inspección fue llevada a cabo por dos agentes de paisano que se encontraban en el distrito de Tetuán vigilando que los locales cumplieran con las medidas de protección estipuladas por el coronavirus cuando un hombre, que no se dio cuenta de que eran policías camuflados, se les acercó para ofrecerles acceder a una vivienda donde podrían disponer de todo tipo de servicios con mujeres y también tomar una copa.

Descubren el pastel

Allí los agentes se encontraron con dos pisos contiguos con las puertas abiertas, y muchas personas tanto en el interior de los inmuebles como en las escaleras, sin duda un exceso del aforo que no está permitido actualmente. En una de las viviendas, la que ejercía de bar nocturno sin ningún tipo de licencia, había una barra de bar con una camarera que vendía bebidas a 20 euros y mesas altas con música y luz tenue, mientras que en la otra vivienda era donde se situaban las habitaciones en las cuales hasta 30 chicas ejercían la prostitución.

No existía ningún tipo de distancia de seguridad de metro y medio entre las mesas del 'bar', pero lo más grave de todo era que, ninguno de los asistentes, ni empleados ni clientes que en total sumaban 75 personas, llevaba la mascarilla obligatoria ni respetaba la distancia entre ellos.

Además, los agentes entraron a este burdel clandestino a las 3:40 de la madrugada, cuando la hora de cierre estipulada en la Comunidad de Madrid para locales nocturnos actualmente y debido al coronavirus, es a las 01:00 horas.

Un hecho que llevó a los agentes a denunciar el caso, y ahora el encargado se enfrenta a una posible multa que puede ir entre los 10.000 y los 600.000 euros por infringir la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, ya que estos pisos estaban desarrollando, sin licencia ni requisitos de ningún tipo como salidas de emergencia, la actividad de bar especial con música. Además se investiga si se le podría imputar un delito contra la salud pública por incumplimiento de las medidas para evitar el contagio de Covid-19.

 

Comentarios

envía el comentario