Imagen de una calle de Córdoba

España tiembla: Las peluquerías dan la peor noticia pese a la desescalada

El 94,2% de los centros estéticos son microempresas que tienen entre 1 y 5 trabajadores.

A pesar de la desescalada, las consecuencias económicas  de la crisis del coronavirus están afectando gravemente a multitud de sectores. 

Aunque habitualmente se habla del sector turístico y hostelero debido a su lenta recuperación y el enorme peso que tienen en nuestra economía, existen otros sectores como el de la peluquería y la estética  muy preocupados por su situación económica tras el desconfinamiento. 

Las peluquerías, al borde del cierre

Unos 15.000 salones de peluquería se encuentran en riesgo de cierre por el impacto del Covid-19, según ha señalado la patronal de perfumería y cosmética  Stanpa. 

El sector ha anunciado unas pérdidas que ascienden a los 78,8 millones de euros semanales a lo largo de los dos meses que la actividad estuvo paralizada.

Hay que tener en cuenta el doble esfuerzo económico que estos centros han tenido que realizar para garantizar las medidas de higiene y distanciamiento social, teniendo que destinar un único estilista por cliente y servicio. 

Según Stanpa, esta situación ha supuesto una gran dificultad para el 56% de los salones de cara a la reapertura tras el confinamiento. Y esto a pesar de las ayudas que ha recibido el sector por parte del Estado.

Según ha informado la Alianza de Empresarios de Peluquería de España, sin estas medidas de apoyo promovidas por el Gobierno, el 81,8% de las peluquerías ya habrían desaparecido antes de la desescalada.

Vulnerabilidad del sector de la peluquería

En este contexto hay que tener en cuenta la extrema vulnerabilidad del sector antes de la pandemia, donde el 94,2% de los centros estéticos son microempresas que tienen entre 1 y 5 trabajadores.

Según Stanpa un 30% de los salones ya no era rentable ante de la crisis, siendo un negocio de autoempleo y de pura subsistencia a manos de autónomos y pequeños empresarios.

De la supervivencia del sector dependen más de  150.000 trabajadores  de forma directa y Stanpa pide medidas como la consecución de un régimen de IVA reducido para garantizar la sostenibilidad del sector.