Imagen de una calle de Córdoba

Las peluquerías, desesperadas: La peor confirmación ha llegado en el confinamiento

El 94,2% de establecimientos de este sector son microempresas que tienen entre 1 y 5 trabajadores, por lo que su vulnerabilidad tras el cierre decretado es enorme.

La crisis del coronavirus está afectando gravemente a multitud de sectores, especialmente a aquellos que tienen su actividad paralizada como consecuencia del virus. 

Habitualmente hablamos de los bares y los comerciantes, gran parte de ellos autónomos y pequeños empresarios que con las puertas cerradas no generan ningún ingreso.

Por si fuera poco, en la mayoría de los casos estos propietarios tienen que seguir afrontando el alquiler del local comercial y los gastos derivados del mismo. 

Sin embargo, en este grupo debemos incluir también  al sector de la peluquería y la estética porque, si bien es cierto que se les considera actividad esencial, durante la cuarenta sus servicios son ofrecidos solo a domicilio.

De hecho, según un análisis realizado por la Alianza de Empresarios de Peluquería de España  solo 900 peluquerías, del total de 3.500 centros y salones de belleza incluidos en el estudio, han prestado servicio a domicilio.

Y solo lo han hecho en casos de extrema necesidad para ofrecer servicios de higiene básico para la población vulnerable y más desprotegida.

Los peores augurios para el sector

Según el mismo estudio, el confinamiento puede provocar la desaparición del 42,4% de las peluquerías españolas, es decir, más de  20.000 establecimientos en todo el país. 

Este es un problema derivado de la vulnerabilidad del sector, donde el 94,2% son microempresas que tienen entre 1 y 5 trabajadores.

Al igual que sucede con muchos bares y comercios, la mayoría de peluquerías en nuestro país están en manos autónomos y pequeños empresarios  que no pueden afrontar los gastos sin generar un mínimo de ingresos. 

El estudio difundido este martes ha concluido que el 68,4%  de las empresas de este sector se han visto en la necesidad de impulsar expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), mientras que el 17,6% prevé que terminará destruyendo empleo y  tan solo el 13,8% confía en que mantendrá la plantilla.

Ayudas del Estado a las peluquerías

Las ayudas del Estado se antojan imprescindibles para evitar una situación traumática que pueda originar el cierre definitivo de cientos de empresas del sector, que puede llegar a presentar pérdidas de 1.280 millones de euros este año, es decir, el 44,4 % de la facturación del sector. 

Según ha informado la Alianza de Empresarios de Peluquería de España, sin estas medidas de apoyo promovidas por el Gobierno, el 81,8% de las peluquerías ya habría desaparecido.

A pesar de la dramática situación de las peluquerías en nuestro país, el sector no ha dudado en colaborar para luchar contra la crisis sanitaria a través de la donación a hospitales y comisarías de más de 498.300 unidades de material: guantes, batas, geles hidroalcohólicos y polainas.