Foto de drogas con una cuchara y una jeringuilla

Alerta en España por la extensión del «chemsex», una peligrosa práctica sexual

La nueva moda sexual mezcla el consumo continuado de drogas con largos periodos de actividad sexual casi sin interrupción

El «chemsex», abreviación de la expresión inglesa chemical sex —sexo químico—, es una nueva práctica sexual que preocupa actualmente a algunos sectores de la sociedad por su peligrosidad y las consecuencias que puede provocar en las personas que lo practican, tanto a corto como a largo plazo. 

Principalmente, el «chemsex» consiste en el uso de drogas para alargar la duración de las relaciones sexuales, que en algunos casos ha llegado hasta las 72 horas ininterrumpidas. Esto significa que los participantes pueden estar días sin comer ni beber agua, y a veces incluso sin llegar a dormir. Muchos médicos han declarado su preocupación por esta nueva moda, que puede provocar consecuencias graves en sus practicantes. A corto plazo, los principales problemas radican en el uso reiterado y abundante de sustancias químicas que alteran el funcionamiento del cuerpo. Además, la alta intensidad de la actividad física, sumada a su duración y al desgaste físico que se deriva de ella, puede llegar a provocar fatiga, lesiones musculares e incluso la muerte en casos extremos. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Estos problemas podrían intensificarse a largo plazo si se le añaden la adicción a las drogas y el posible contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS). Los médicos todavía no han podido establecer unos efectos propios de esta moda sexual en la salud de sus practicantes, pero las complicaciones cardiovasculares podrían ser una consecuencia muy peligrosa que ha instado a los profesionales a investigar esta práctica sexual y a alertar a las autoridades sobre su proliferación, especialmente en las áreas más urbanas.