Pablo Iglesias e Irene Montero denunciados por sus vecinos

Pablo Iglesias e Irene Montero, denunciados por sus vecinos

Podemos está intentando tildar a los denunciantes de acosadores

Según han informado los vecinos de Galapagar, Pablo Iglesias e Irene Montero habrían incurrido en un presunto delito contra el ejercicio de los derechos fundamentales, coacciones y denuncia falsa con la agravante de cargo público. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

En respuesta a esto, le han declarado a 'OkDiario' que tomarán medidas legales al respecto y que presentarán una acusación conjunta —de unas veinte personas— contra ellos. 

Les acusan de acosarles y de intentar disminuir los derechos de los ciudadanos de protestar a través de denuncias y de un gran número de sanciones administrativas. 

Es por este motivo que los vecinos del vicepresidente segundo y de la ministra de Igualdad han decidido preparar una queja conjunta por ser privados de ejercer derechos fundamentales, como la libertad de expresión y la libre circulación. 

En la querella acusan a Pablo Iglesias de cometer tres delitos. En primer lugar, el de desobedecer el artículo 542 del Código Penal. En segundo, por delito de coacción y, el tercero, por imponer una denuncia falsa. 

En varias ocasiones, el vicepresidente segundo y la ministra han denunciado a los vecinos por acosar su vivienda. Sin embargo, incluso los jueces les han negado la razón.

Así sucedió, por ejemplo, con Claudina y Ascensión, que fueron denunciadas por Irene Montero y Pablo Iglesias cuando paseaban por su vivienda con una bandera española y con el himno nacional sonando a través de los altavoces de sus teléfonos. Sin embargo, tras tener que someterse a un juicio rápido, su caso fue archivado. 

Casa Pablo Iglesias e Irene Montero
La casa Pablo Iglesias e Irene Montero | Libertad Digital

Irene Montero contra Cristina Gómez Carvajal

Con la edil de Vox en Galapagar sucedió algo parecido. Irene Montero le denunció por acoso tras las caceroladas que recibieron en las puertas de su casa. 

Sin embargo, la jueza manifestó que Cristina Gómez Carvajal estaba ejerciendo su derecho a la libertad de expresión y su derecho a protesta pacífica. 

Esta decisión supuso un duro palo para la ministra, que ya había denunciado públicamente en televisión lo sucedido con la concejala de Vox y había mostrado algunos vídeos que grabó. 

Después de todos estos acontecimientos y de algunos meses con protestas en las puertas de su residencia, desde el partido político al que ambos pertenecen, Podemos, están intentando hacer todo lo posible para transformar las protestas de sus vecinos en «acoso». 

El motivo para conseguir que tilden las acciones de acoso es para poder denunciar y que las personas que están participando sean penalizados con prisión —de entre 3 meses y dos año— o con una multa.