De mal en peor: Otra comunidad española bate récord histórico de contagios diarios

La otra pandemia con fallecidos que ha repuntado en España por el Covid

Uno de los efectos postpandemia que se espera es que aumente considerablemente el número de suicidios

A pesar de que no figura en los programas económicos de gobiernos, ni en los planes de reconstrucción, ni siquiera en las conversaciones que se tienen sobre el virus, hay otra pandemia que ha provocado la epidemia del coronavirus

La expansión de esta enfermedad ha incitado a que sean muchísimas más personas las que decidan terminar con sus propias vidas y se ha aumentado la cifra de fallecimientos por esta causa, a pesar de que el año anterior ya era un número muy alto. 

En 2019, en España, se registraron un total de 1.145 casos de suicidio, triplicando la cifra de muertes por accidente y son muchos los expertos que han destacado que el impacto del coronavirus incide e incidirá mucho en los colectivos más vulnerables y por eso denuncian que no existan planes específicos para ellos. 

Los suicidios continuarán siendo parte del balance de la epidemia cuando el coronavirus ya no sea el pan de cada día. La economía se recuperará, la sociedad aprenderá a vivir con el virus y cuando llegue la vacuna pondrá fin a este mal que tanto nos ha acechado, pero para algunos seguirán viendo la oscuridad pese a la gran iluminación que haya. 

Es precisamente por este motivo que los expertos insisten en que se tomen medidas, recursos y profesionales preparados para ayudar a estas personas. 

Todavía hay mucha incertidumbre sobre el coronavirus, pero esta es mayor sobre qué sucederá en la postpandemia. Sin embargo, si una cosa tienen clara los profesionales es que el índice de suicidios aumentará tanto en España como en el resto del mundo. 

Es un tema que sigue siendo muy tabú y del que cuesta mucho hablar y es por esta razón que Cristina Blanco, la presidenta de la Asociación vasca de Suicidología (AIDATU), ha defendido que es necesario «sacarlo de las catacumbas de la incomprensión en la que se encuentra». 

Otro miembro de este organismo, María José López, ha alegado que pese a que las cifras de este año todavía no se han dado a conocer, «Lo que nos llega es que en toda esta situación en las farmacias la venta de ansiolíticos y antidepresivos ha aumentad».

«En muchas consultas también se ha incrementado el número de pacientes que buscan una ayuda de carácter psiquiátrico». 

Las personas mayores son las que tienen una tasa de suicidio más alta, pese a que se crea lo contrario. De la cifra del año pasado, casi el 40% eran individuos de más de 60 años. 

«El suicidio se puede prevenir y en muchos casos evitar. Hacen falta planes y recursos para evitar que las personas más vulnerables no busquen la puerta falsa del suicidio para poner fin a sus problemas», ha explicado López.

Los efectos del coronavirus

«Nosotros sabemos lo que conlleva no poderse despedir de un ser querido y es muy difícil de superar. Eso traerá consecuencias», ha manifestado, haciendo alusión al hecho de no poder decirle adiós a las personas cercanas que se han ido por culpa del coronavirus

«No se puede arreglar una cosa desarreglando otra. Los duelos que ahora tendrán que hacer serán muy complicados, incluso para quienes estén emocionalmente bien armado».

«Se sigue creyendo que es algo marginal, irrelevante. También que pertenece al ámbito privado de la intimidad. Otro mito muy extendido es que el que quiere suicidarse lo va a conseguir y que quien lo dice no lo hará. No es así», ha explicado Cristina Blanco. 

«También se continúa respondiendo con frases como ‘no digas tonterías’ o ‘cómo dices eso’ a quien manifiesta deseos suicidas, en lugar de prestarle ayuda. En realidad, está llamando la atención, pidiendo ayuda». 

Además, también ha querido alegar que «Otro error es decir que quien ha intentado suicidarse es un cobarde por no saber afrontar los problemas de la vida. O al contrario, un valiente por haberse atrevido a dar el paso. Llega al punto de que personas que han tenido tentativas de suicidio se ven como cobardes por no haberlo logrado». 


Comentarios