A scientist looking through a microscope

La OMS aclara por fin el origen del coronavirus tras todas las teorías posibles

Desde Estados Unidos, Donald Trump primero y después su secretario de Estado, Mike Pompeo, habían declarado que el virus fue creado en un laboratorio de Wuhan

El coronavirus  sigue instalado en la vida diaria de millones de personas en todo el planeta y mientras se trata de encontrar una vacuna para contrarrestarlo, muchos se han preguntado el origen de este virus. Desde Estados Unidos, más concretamente su presidente Donald Trump, se ha manifestado que tienen pruebas de que el Covid-19 fue creado en un laboratorio de China. Ahora, la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha desmentido tales afirmaciones y ha concretado que el virus «tiene origen animal».

«El coronavirus circula de forma ancestral entre los murciélagos, es algo que sabemos basándonos en la secuencia genética de este virus. Lo que necesitamos entender es cuál ha sido el animal que actuó como intermediario, es decir, que fue infectado por los murciélagos  y lo transmitió  al humano», ha manifestado María Van Kerkhove, jefa del Departamento de Enfermedades Emergentes de la OMS.

Estados Unidos ha acusado a China de la creación del coronavirus

Desde Estados Unidos, Donald Trump primero y después su secretario de Estado, Mike Pompeo, habían declarado que el virus fue creado en un laboratorio de Wuhan —ciudad donde se dio el primer brote masivo—. Su secretario defendió hace pocos días que tienen «una enorme cantidad de pruebas» sobre sus declaraciones.

Van Kerkhove ha declarado que: «De toda la evidencia que hemos visto de todas las secuencias genéticas que están disponibles, y creo que hay más de 15.000, este virus tiene un origen natural». Así, si damos credibilidad a la representante de la OMS, la teoría de Trump y su equipo de gobierno se diluiría automáticamente.

Además, el propio director de la OMS, Mike Ryan, ha dejado claro que Estados Unidos nunca ha ofrecido prueba alguna sobre su hipótesis: «Desde nuestra perspectiva esto es especulativo y como cualquier organización que se basa en evidencias, nos gustaría mucho recibir cualquier información relativa al origen del virus».

Zanjó la polémica diciendo que mientras Estados Unidos no comparta esa información «nosotros nos concentraremos en lo que sabemos, en la evidencia  que tenemos y que nos indica que el virus tiene  origen animal».