El número de personas que podrían cenar juntas en España por Navidad

Los actos multitudinarios se verán afectados por la pandemia mundial

Mesa preparada para Navidad
El número de personas que podrían cenar juntas en España por Navidad | Pixabay

La Navidad está a punto de llegar y aunque hay mucha incertidumbre sobre cómo serán este año, si algo es seguro es que serán muy distintas a lo que estamos acostumbrados. 

Según ha explicado el epidemiólogo José Miguel Carrasco, vocal de la Junta de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), a 'ABC', a menos que la incidencia de coronavirus remita, los encuentros familiares y sociales no podrán celebrarse en espacios cerrados ni con muchas personas en la mesa. 

Según los expertos, las cenas familiares, comidas de empresas y actos multitudinarios, como las cabalgatas o las funciones escolares, se verán modificadas y afectadas, porque son eventos que multiplican las interacciones sociales y, por lo tanto, suponen un mayor riesgo de transmisión del virus. 

La principal medida que se tomará, según ha adelantado Boris Johnson, será reducir al máximo las personas que vayan a celebrar juntas estas festividades a entre seis y diez personas. 

«Dependerá de la evolución epidémica. Los ciudadanos tenemos dos meses cruciales para no relajarnos como hemos hecho dese el final de la desescalada y evitar, recogiéndonos ahora, que tengamos que encerrarnos después», ha explicado Carrasco, investigador en la cooperativa científica Aplica. 

Sin embargo, el doctor Salvador Macip presagia que «nadie, ningún gobernante como se ha dicho en España, debería enterrar la posibilidad de volver a sufrir un confinamiento total». Sobre todo si cabe cuando «los datos van tan mal». Él ha alegado que si queremos celebrar la Navidad junto a nuestros seres queridos, será necesario que hagamos «los deberes ahora». 

Según los expertos, «las navidades son peligrosas porque junto a más actos sociales, también se producen contextos con alcohol y distensión», algo que podría propiciar el salto de las normas de distancia de seguridad y el uso de la mascarilla. «Los lugares que se conciben como espacios seguros, como los hogares, son ahora mismo los de mayor riesgo». 

En una entrevista con Cadena SER, Salvador Illa, ministro de Sanidad, fue cuestionado por primera vez respecto a la celebración de estas festividades. Allí ha manifestado que debemos prepararnos para «unas Navidades con restricciones» si la epidemia continúa desarrollándose como hasta ahora en España.

«Si la incidencia no baja, las normas serán las mismas que en la actualidad, pero el llamamiento será claro: rebajar el acto multitudinario al máximo», ha advertido José Miguel Carrasco.

Por su parte, Juan José Gestal, profesor emérito de Salud Pública y Medicina Preventiva de la Universidad de Santiago de Compostela, ha ido más allá y ha señalado que habrá que usar mascarillas FPP2 en el interior de los domicilios y que se preparen estufas para las terrazas, porque los eventos deberán realizarse al aire libre. 

«Tendremos que limitar las navidades: las cenas de empresa este año no deberían celebrarse y en las familias habrá que tomar medidas muy en serio, evitando grandes reuniones y extremando las medidas de prevención. Algo muy difícil», ha dicho Gestal.

Aunque también ha defendido que todavía «es pronto para hablar de ello, pero los anuncios navideños ya empiezan» y no sabemos cómo de diferentes serán estas festividades este año. 

Medidas autonómicas

Son varias las comunidades autónomas que ya tienen algunos planes establecidos para anular la celebración de eventos multitudinarios y actos lúdicos. 

En Cataluña, la Generalitat ya ha descartado la cabalgata de los Reyes Magos en su formato tradicional. Aunque todavía no se conoce cómo se llevará a cabo este año, las autoridades han advertido que no se cruzará «la línea roja de las aglomeraciones».

Además, el número de personas que podrán juntarse a celebrar las cenas será limitado a seis personas en eventos privados o en espacios públicos. 

«Deberemos hacer un ejercicio para idear cómo nos vemos, cómo nos espaciamos en las fiestas navideñas para no juntar a distintas familias en una misma casa», manifestó la consejera de Salud Alba Vergés.

«No habrá que juntar familias, habrá que espaciar los actos con cada una. Intentemos hacer un ejercicio muy personal e íntimo de cómo hacerlo, porque eso nos permitirá tener fiestas». 

En Castilla y León no se han tomado medidas restrictivas muy específicas, pero sí que se insiste en la recomendación de limitar las reuniones a un máximo de diez personas, algo que es obligatorio en los municipios confinados. 

«Nosotros estamos recomendando precaución y en Navidad, si todo sigue igual, la limitación del contacto social será clave», aseguró la consejera de Sanidad, Verónica Casado, que añadió que «lo que nos protege, por desgracia, es disminuir ese contacto social».

Por su parte, en el País Vasco no se bajará la guardia ni en estas festividades y, por lo tanto, a no ser que la situación de un giro drástico, serán impuestas ciertas «recomendaciones» para la ciudadanía. Se mantendrán las restricciones en horarios y aforos de bares y restaurantes y se insistirá en la inconveniencia de que se junten grupos de más de diez personas. 

«Debemos tener muy claro que nos enfrentamos a un escenario en el que la vida normal se va a seguir viendo condicionada», explicó el portavoz del Ejecutivo, Bingen Zupiria.

Asimismo, las cabalgatas de los Reyes Magos y del Olentzero no serán como los años anteriores. En Bilbao y Vitoria estos actos ya han sido cancelados oficialmente y todo apunta a que San Sebastián seguirá el mismo camino. 

El gobierno de las Islas Baleares, por otro lado, ha anunciado su decisión de suspender la celebración de partidas de bingo durante las fiestas patronales y las celebraciones de Navidad como medida excepcional de prevención ante la crisis sanitaria. 

Además, durante estas festividades no estará permitido bailar en los locales de ocio nocturno, algo que provocará que los locales tengan que «reconvertirse». 


Comentarios

envía el comentario