El nuevo invento de Amazon: quiere que pagues con la palma de tu mano

El método ya ha sido implantado en algunas tiendas de Amazon Go en Estados Unidos

Fotografía de un centro Amazon
El nuevo invento de Amazon: quiere que pagues con la palma de tu mano | AMAZON

Amazon se ha querido unir a la tendencia que se ha puesto de moda durante los últimos años de usar nuestro propio cuerpo como contraseña de acceso y es por esta razón que el martes anunció un nuevo dispositivo que permite pagar o identificarse con la palma de la mano y sin contacto. 

Se trata de una máquina en la que la primera ves hay que insertar la tarjeta de crédito y escanear la palma de la mano. Tras esto, ya solo será necesario colocar la palma sobre el dispositivo para entrar en la tienda y comprar productos de Amazon que serán cargados directamente a tu cuenta. 

Sin embargo, esto ha desencadenado la duda sobre el riesgo de privacidad. El vicepresidente de Tecnología y Venta Minorista Física de la empresa, Dilip Kumar, ha explicado que es más privado que otras alternativas biométricas porque no se puede determinar la identidad de una persona solo con ver la imagen de su mano. 

«En última instancia, el uso de la palma de la mano como identificador biométrico permite a los clientes controlar cuándo y dónde utilizan el servicio».

Por el momento estos dispositivos solo se encuentran en dos tiendas de Amazon Go en Seattle, Estados Unidos, y se tarda menos de un minuto para identificarse y pasar la puerta. 

Silvana Churruca, directora del Payment Innovation Hub, ha manifestado que llegará un día en el que todos los accesos a establecimientos estarán controlados por técnicas similares a las que ya ha puesto en práctica Amazon. 

No obstante, el desarrollo de esto en Europa será más lento que en Estados Unidos, ya que tienen una regulación de protección mucho más estricta que en otros países. «Pero está claro que la biometría tendrá un papel relevante en los próximos años cuando hablemos de identificación, de experiencias fluidas y seguras y métodos de pago». 

«Hay que tener claro que la tarjeta plástica va a desaparecer. Es el escenario futuro hacia el cual vamos desde años y la covid no ha hecho más que acelerarlo». 

La privacidad en peligro

Por otro lado, Natalia Martos, CEO y fundadora de Legal Army, ha manifestado que este método puede suponer un peligro. «Al tener este dato, que solo y únicamente pertenece al usuario, las empresas tienen la llave de acceso a toda su privacidad, al 100%. Si hubiera una brecha de seguridad o cualquier incidente, nos exponemos a manos de cualquiera».

También ha querido explicar que esta biometría es similar a la del reconocimiento facial, y que a través de nuestras partes corporales las empresas pueden saber «todo» sobre nosotros. «Es algo que solo es tuyo y se te reconoce a ti gracias a ella».  

«Hoy podemos acceder con claves y contraseñas y creo que tal y como funcionamos hoy, el reconocimiento facial, podría excluirse». 

Algo que ya defendió el Informe de Salud de Internet de 2019 de Mozilla, cuando avisó de que los «perfiles de identificación digital a menudo benefician a los gobiernos y actores privados, no a los individuos»

Gemma Galardon, presidenta de la Fundación Éticas, por su parte, ha asegurado que este método no es seguro y, además, es altamente pirateable y pirateada. 

«Esta dinámica permitirá al usuario ser más consciente, analítico y crítico con lo que pasa con sus datos y elegir qué hacer. Estoy segura, sin embargo, que los usuarios que tenemos hoy no serán los mismos que tendremos dentro de 10 años», ha explicado la directora de Payment Innovation Hub. 


Comentarios

envía el comentario