Fotografía Casey Daniel en el hospital con una enorme cicatriz en la pierna

Una mujer de Los Ángeles se lesiona gravemente en su primera clase de spinning

Casey Daniel asiste a fisioterapia intensa tres veces a la semana y ha perdido su trabajo

Todos sabemos que hacer deporte siempre es bueno para el cuerpo, aunque siempre hay que hacerlo respetando nuestros propios límites. Cuando nuestros músculos no están acostumbrados al ejercicio potente, es mejor empezar de manera más suave e ir subiendo la dificultad poco a poco. Es el caso de Casey Daniel, una mujer de Los Ángeles, que fue al gimnasio y decidió participar en la clase de spinning. Unas clases que se caracterizan por la cantidad de calorías que es posible quemar en tan solo una hora. Y Casey estaba decidida a probarlas y subió a la bicicleta dispuesta a dar todo de sí durante la hora que dura la agotadora sesión. Al finalizar, Casey se fue a su casa para descansar. Pero al día siguiente «Desperté y me sentía como si hubiese sido atropellada por un bus. Tenía unas contusiones raras sobre mis rodillas», ha relatado Casey en el portal ‘No lo creo’. Entonces, un insoportable dolor la embargó. Una vez en urgencias, le dijeron que tenía rabdomiolisis, una condición muy extraña provocada por lesiones musculares graves.  

La fibra muscular de Casey se había destruido por completo, provocando horribles lesiones que requirieron dos cirugías de emergencia. De esta manera, los doctores tuvieron que operar sus muslos y hacerle incisiones gigantescas para salvar la movilidad. «No puedo expresar lo terrorífico que es el no ser capaz de caminar y tener tanto dolor», ha dicho Casey, que a día de hoy está en fisioterapia intensa tres veces a la semana para lograr volver a caminar. Además, ha perdido su trabajo como enfermera de bebés en cuidados intensivos por estar tanto tiempo con licencia. Pero Casey no es el único caso en el que el spinning ha causado gravísimas lesiones en las piernas. Sino que otras personas también han sido afectadas por este rarísimo síndrome en su afán de ponerse en forma, ya desde la primera sesión de ejercicio. Las recomendaciones de los profesionales son acudir al entrenador en la primera sesión de spinning, preguntar cualquier duda e informar si se padece algún tipo de dolor, ya que ellos pueden dar consejos sobre cómo enfrentar el entrenamiento y cuánto exigirnos. Actualmente, Casey dispone de una página de GoFundMe que la ayuda a pagar sus gastos médicos.