Una pizza de jamón y piña

Mueren 2 niños y hay muchos enfermos graves más tras comer unas pizzas contaminadas

Las pizzas afectadas pertenecen a una conocida marca

Dos niños fallecidos y decenas de menores enfermos de gravedad es el balance que deja una intoxicación alimentaria. La culpa la tienen unas pizzas congeladas contaminadas de una conocida marca habitual en los supermercados españoles.

El pasado lunes se contabilizaron hasta 75 casos en jóvenes de menos de 18 años. Sin embargo, las autoridades francesas llevan apreciando desde principios de año un importante incremento de intoxicaciones. En visto de todo lo ocurrido en las últimas semanas optaron por tomar una medida drástica.

Solicitaron a los ciudadanos que no comieran las pizzas afectadas. Aprecian una cierta vinculación entre estos problemas de salud y las pizzas Fraich Up, pertenecientes a la marca Buitoni. "Los estudios epidemiológicos, microbiológicos y de trazabilidad" confirmaron la relación entre estos casos y la ingesta de dichos productos.

Al parecer, estarían contaminados con la bacteria Escherichia coli, señalaron las autoridades sanitarias. Esta es productora de toxinas Shiga, que pueden provocar fiebre, vómitos, diarrea sanguinolenta y calambres abdominales.

En Francia han aconsejado a las personas que tengan este modelo de pizzas en el congelador que no las consuman. Sobre todo si "han sido separadas de su caja, y no pueden ser identificadas la gama y marca".

La compañía ha tratado de actuar con celeridad. Una vez conocidos los primeros casos de intoxicación decidieron retirar todas las pizzas comercializadas desde el pasado junio de 2021.

Un plano general de una pizza barbacoa
Las pizzas que provocaron la intoxicación solo se vendían en Francia. | Canva

Desde las autoridades galas insisten en la necesidad de ser precavidos. Recomiendan a los consumidores que en el caso de que detecten pizzas Fraich Up en las tiendas lo comuniquen en la plataforma SignalConso.

Además, recuerdan la necesidad de acudir al médico si se ha ingerido dicho producto alimentario. Principalmente si en 10 días presentan diarrea, vómitos y dolor abdominal. También si al cabo de 15 días cuentan con síntomas de palidez, gran fatiga o se reduce el volumen de orina.

Las pizzas en España son totalmente seguras

La compañía Buitoni asegura que las pizzas que se están comercializando en España son totalmente seguras. Aclaran a la Cadena Ser que "la situación se limita a las pizzas de la gama Fraich Up. Son producidas en Francia y vendidas en el mercado francés"

Dicha gama de productos no se distribuye en nuestro país. Explican que "la seguridad y la calidad son la máxima prioridad para Nestlé". 

La compañía difundió en sus redes sociales una nota detallando que la Dirección de Competencia y Consumo les comunicó el problema el 29 de marzo. En ella se les comunicaba que la situación de infección "podrían estar asociadas a la presencia de la bacteria E-coli en la masa".

En dicho comunicado cuentan que "cumpliremos con las directivas de las autoridades para comprender lo que pudo haber sucedido". También admiten que asumirán "todas nuestras responsabilidades".

La empresa abre una investigación para conocer lo ocurrido

La firma encargada de la comercialización de las pizzas señalan que "se están movilizando para llevar a cabo nuestra investigación hasta el final". De hecho, las autoridades siguen "reuniendo las pruebas y muestras necesarias para su trabajo", apuntan desde Buitoni.

En principio, no tienen previsto reanudar la producción de este artículo hasta que no se conozcan las causas de la contaminación. Una vez que detecten el problema tomarán las medidas oportunas para resolverlo.

Hay que decir que las bacterias Escherichi coli productoras de toxinas Shiga han provocado unos cuantos brotes de intoxicaciones. Aún se recuerda uno en Alemania en 2011, que afectó a casi 4000 personas. De ellas, 853 desarrollaron un síndrome urémico hemolítico, que provocó un fallo mortal en el riñón a 32 individuos.

Estas toxinas suelen atacar sobre todo el revestimiento de los vasos sanguíneos. Los signos de la enfermedad empiezan a ser visibles al cabo de 3 o 4 días desde que se toma el producto contaminado.