Imagen de una calle de Córdoba

A la luz: El motivo por el que muchas personas pasan el coronavirus sin saberlo

Los científicos investigan la diversidad de respuestas ante la infección por SARS-Cov-2.

A pesar de las investigaciones, el coronavirus continúa siendo un  virus desconocido. Los científicos no logran explicar por qué el virus SARS-CoV-2 cursa de forma asintomática en muchas personas.

También es un misterio por qué es capaz de abarcar síntomas tan variados. Desde manifestaciones gastrointestinales y dermatológicas hasta pérdida del olfato o, en los casos más graves, neumonías bilaterales severas  que pueden llegar a causar la muerte del paciente.

Tampoco pueden explicar cómo el virus puede afectar gravemente a gente sana. A pesar de que la enfermedad ha sido especialmente virulenta con los grupos vulnerables, la Organización Mundial de Salud (OMS) ya advirtió del gran número de personas jóvenes y sin patologías previas fallecidas.

Lo que queda claro es que nadie está a salvo de un virus que ataca indistintamente y afecta a cada individuo de forma distinta.

Los científicos buscan explicaciones barajando posibilidades como la  inmunidad cruzada por exposición previa a otros coronavirus causantes del resfriado común y la carga viral  a la que ha estado sometido un paciente.

Sin embargo, las últimas investigaciones apuntan a que  los genes también podrían desempeñar un papel importante en el curso de la enfermedad. 

Los genes influyen en la gravedad del virus

De esta forma, cualquier  pequeña variación en el genoma podrían influir en la gravedad y el desarrollo de la enfermedad. 

Esto supone que el estudio de la variabilidad genética en humanos será muy relevante para comprender la diversidad de respuestas ante la infección por SARS-Cov-2. 

La identificación de las personas genéticamente más susceptibles de padecer el virus, a través del análisis de las variaciones en el ADN, permitiría adoptar para ellos medidas más severas de prevención.

No sería el primer caso de enfermedad infecciosa donde la susceptibilidad  de los individuos está influenciada por las variantes genéticas de cada persona.

Por ejemplo, se han identificado individuos que presentan una resistencia natural al VIH, causante del sida. Un descubrimiento que ha permitido el desarrollo de estrategias terapéuticas basadas en inhibidores de la entrada viral.

De esta forma, como sucede con el VIH, habría personas cuyos genes proporcionarían una especie de resistencia narural al coronavirus, pudiendo  infentarse y trasmitirlo sin manifestar síntomas.