El ministro José Luis Escrivá hablando en el Senado

El ingreso mínimo vital en España no llegará a miles de familias

El ministro de Seguridad Social justifica el rechazo de muchas solicitudes por no cumplir los requisitos

Siguen los problemas para tramitar las ayudas del ingreso mínimo vital en España. Tras los obstáculos acumulados desde que se puso en marcha esta prestación dirigida a las familias más vulnerables, el Gobierno reconoce ahora que el ingreso mínimo no llegará «ni de lejos» a los 850.000 hogares que se preveían al principio.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha confirmado desde el Congreso que se han recibido y tramitado más de 1,2 millones de solicitudes, de las cuales solo se han aceptado 160.000, que son los hogares que ya reciben el ingreso mínimo vital.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Esto significa que 850.000 familias se quedan fuera de estas ayudas cuyo espíritu inicial era que llegara al mayor número de hogares posible con la máxima brevedad, dada la dimensión de la crisis y la emergencia social derivada de sus consecuencias. El ministro ha reconocido que la previsión estaba muy por encima de sus posibilidades.

Por un lado, Escrivá ha querido poner en valor el trabajo de la administración. Lo ha calificado como un «hito», recordando que han tenido que gestionar un gran número de documentos, pero también ha matizado que hay que «evaluar» la prestación como se debe hacer, en su opinión, «con las políticas públicas para ajustarlas». 

El ministro ha avanzado su intención de empezar en enero una evaluación de la prestación, y ha explicado por qué no serán capaces de cubrir la mayoría de los hogares que tenían previstos con el ingreso mínimo vital.

«No sabemos si los niveles de renta y patrimonio establecidos es más elevado de lo que pensábamos, ha dicho. Por eso cree que algunas de las solicitudes rechazadas se debe a que los hogares superan los límites de renta y patrimonio exigidos para recibir la ayuda. En el momento de establecer la medida, el Gobierno fijó cuatro razones por las que una solicitud podría quedar descartada.

Requisitos para pedirlo

En primer lugar, no se pueden beneficiar del ingreso mínimo vital las personas usuarias de una prestación de servicio residencial, de carácter social, sanitario o con carácter permanente y financiada con fondos públicos, con la excepción de mujeres víctimas de violencia de género o víctimas de trata de seres humanos. 

En segundo lugar, quedan fuera los adultos que viven solos con ingresos superiores a los 5,538 euros al año, así como las familias que cobran más de 12.184 euros anuales. En tercer lugar, los menores de 23 años y mayores de 65, excepto que tengan menores a cargo.

La cuarta razón hace referencia al patrimonio, aclarando que no podrán percibir la prestación las personas que viven solas cuyo patrimonio excede los 16.600 euros, y las familias con un patrimonio superior a los 43.196 euros. El patrimonio neto no puede exceder tres veces la renta anual percibida, según establece el real decreto.

Complejidad de los trámites

El ministro también ha explicado que algunas solicitudes son descartadas por la «definición de unidad de convivencia». Por ello, ha avanzado que el ministerio de Seguridad Social está colaborando «intensamente» con las ONG que trabajan directamente con las familias más vulnerables, para ayudarles a presentar las solicitudes del ingreso mínimo vital. 

A pesar de las explicaciones del ministro, algunos sectores y estudios recientes advierten que el problema en la tramitación puede deberse a la complejidad de rellenar los documentos que pide el ministerio. Aseguran que no son claro, ni con un lenguaje accesible.

Escrivá ha asegurado haber entrado personalmente en la web de la prestación para hacer el trámite y comprobar su funcionalidad. En su opinión, lo más farragoso son los documentos que se tienen que añadir, pero también ha explicado que se ha mejorado esta parte eliminando la exigencia de alguno de ellos que la administración puede conseguir de forma interna.

El ministro ha admitido que hay un «margen de mejora» en la relación de la administración con los ciudadanos, pero también ha recordado que han entrado 1,2 millones de solicitudes del ingreso mínimo vital, lo cual indica que muchos hogares han podido acceder a la prestación mediante este sistema.