Fachada de un restaurante de la Tagliatella

Los restaurantes 'La Tagliatella', en la cuerda floja tras lo descubierto

El coronavirus ha afectado drásticamente a su situación financiera, acumulando grandes pérdidas que amenazan su continuidad

La cadena de comida italiana Tagliatella, conocida por sus pizzas de masa fina y que puedes encontrar en casi cualquier ciudad de considerable tamaño, podría tener los días contados. El coronavirus ha pasado factura a muchas pequeñas empresas pero también a las grandes, que han registrado grandes pérdidas a raíz del cierre obligado de sus locales durante la pandemia

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Este es el caso de AmRest, dueño de marcas de restauración como La Tagliatella o Sushi Shop que registró unas pérdidas de 162,3 millones de euros durante el primer semestre de este año, marcado por la crisis sanitaria, frente a unos beneficios de 11 millones de euros del año pasado.

Estas cifras no son nada halagüeñas para el gigante de restauración Tagliatella, que ya ha sido advertido por su auditor que ha incumplido los compromisos financieros pactados. Tal y como ha señalado en un informe su auditor KPMG: «Esta situación indica la existencia de una incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad del grupo para continuar como empresa en funcionamiento», alertaba en dicho informe.

Su continuidad no está en entredicho, de momento

Aun con esas circunstancias, el consejo de administración ha analizado la situación del grupo, si liquidez, y su garantía de continuidad, y ha determinado que  el grupo tiene capacidad para continuar como empresa en funcionamiento al menos durante el próximo año: «Dados los posibles escenarios estudiados y el análisis de la información disponible, los datos, las circunstancias actuales y las incertidumbres sobre el futuro, el consejo de administración valora la capacidad del grupo para continuar como empresa en funcionamiento durante el futuro próximo; es decir, durante un periodo de al menos (pero no limitado a) doce meses desde la fecha de cierre», por lo que de momento no se contempla su cierre.

Asimismo, las empresas de AmRest en España han tramitado ante la autoridad de trabajo un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que afectó a 3.288 empleados, el 93 % de su plantilla. Conforme al ERTE, los empleados siguen contratados por AmRest con el salario suspendido y, al mismo tiempo, reciben una prestación por desempleo de las autoridades sociales de hasta el 70% de su salario normal. A 30 de junio de 2020 el ERTE cubre a 1.957 empleados.