Leonor, a la izquierda con mascarilla, le hace un comentario a su padre, el rey Felipe

El toque que Leonor le ha hecho a su padre en directo y que gustará a todos

El rey Felipe VI ha puesto en valor el espíritu de superación de los españoles durante la crisis y ha hecho un llamamiento a las instituciones

Desde el inicio de la pandemia, los expertos llevan repitiendo hasta la saciedad que hasta que no haya una vacuna las únicas medidas eficaces contra el contagio son la higiene de manos, el distanciamiento social, y la mascarilla. Y una de estas medidas ha sido precisamente la que ha provocado la anécdota en el homenaje a los fallecidos de la que todos hablan.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La familia real ha presidido este jueves el homenaje de Estados a los fallecidos durante la pandemia del Coronavirus. Un acto solemne al que además han acudido todos los miembros del Gobierno, los presidentes de las comunidades autónomas y otros representantes europeos.

El acto de homenaje público, sin precedentes en España, ha tenido un elemento común: las mascarillas que todos llevaban, de color negro para la ocasión. En un despiste del rey se ha producido el momentazo de la mañana, que no ha pasado desapercibido.

Casi al final del acto, el rey ha leído un discurso y luego ha vuelto a su asiento. Pero ha tenido un despiste: se quitó la mascarilla para poder hablar con claridad, y cuando regresó a su lugar se olvidó de ponérsela otra vez. Suerte que a su lado estaba su hija, la princesa Leonor, que estuvo atenta y le susurró al oído que debía colocársela de nuevo.

El rey Felipe VI buscó rápidamente el complemento en su americana y se ajustó de nuevo la mascarilla. Luego dio gracias a la niña para estar al tanto. El gesto de Leonor, que deberían aplicarse todos aquellos que siguen sin ponerse la mascarilla, no ha pasado desapercibida y es un ejemplo de la atención que debemos poner en estos detalles.

La familia real no estuvo exenta de las consecuencias del coronavirus durante la primera ola de la pandemia, y las hijas del rey también vivieron el aislamiento y la cuarentena. Pero el toque de atención de Leonor a su padre va mucho más allá, porque se convierte en un ejemplo para todos los españoles de la concienciación sobre la importancia de las medidas de prevención.

Compromiso de todos

En su discurso, el rey ha afirmado que España ha dado una lección de inmenso valor y de espíritu de superación durante la pandemia, y ha pedido actuar unidos desde el respeto y el entendimiento, para poder mirar el futuro con confianza y esperanza.

Felipe VI ha asegurado a los familiares de los más de 28.000 fallecidos que no están solos en su dolor, y que la ciudadanía no los olvidará nunca. «Esa deuda moral y ese deber cívico nos comprometen a todos», ha dicho el monarca.

También ha hecho una petición a las instituciones: «Pongamos juntos, pongamos unidos toda nuestra voluntad, nuestra capacidad, todo nuestro saber, todo nuestro esfuerzo y empeño para poder mirar hacia el futuro con confianza y con esperanza. Y hagámoslo desde el respeto y el entendimiento».