Fotografía de una calculadora y unas llaves de casa sobre una mesa

Lo que Hacienda puede pedirte que demuestres sobre tu vivienda habitual

Hay una serie de factores que el organismo podría investigar, y te los explicamos a continuación

Hacienda puede pedirte que demuestres que la vivienda donde vives es la habitual, pese a no estar empadronado.

Esto podría pedirlo si eres beneficiario de una deducción de IRPF por vivienda (adquiridas antes de 2013). Según explica Mapfre en su página web, para demostrar que esa es tu vivienda habitual, deberás usar todo lo que tienes a tu alcance para que no queden dudas. 

Según explica, la escritura de compraventa o los documentos que demuestran que se ha realizado la constitución de la hipoteca, podrían no servir como prueba para demostrar que eres residente habitual  de la vivienda.

Y es que estos documentos tienen información sobre el propietario de la vivienda, no obstante, no tienen los datos de los que residen en ella. 

Concepto de vivienda habitual

A modo de resumen, según la Agencia Tributaria, se considera vivienda habitual (puedes consultar aquí el concepto de vivienda habitual completo según Hacienda) cuando la edificación cumpla estos requisitos:

  1. «Que constituya la residencia del contribuyente durante un plazo continuado de, al menos, tres años».
  2. «Que sea habitada de manera efectiva y con carácter permanente por el propio contribuyente, en un plazo de doce meses, contados a partir de la fecha de adquisición o terminación de las obras».
  3. «Conceptos que se consideran  vivienda habitual a efectos de deducción: Los anexos o cualquier otro elemento que no constituya la vivienda propiamente dicha y las plazas de garaje adquiridas conjuntamente con ésta, con el máximo de dos».

Normalmente, el padrón es uno de los factores que Hacienda tiene en cuenta a la hora de demostrar que se trata del domicilio habitual del contribuyente.

No obstante y, aunque el empadronamiento  no lo es todo para demostrar que se trata de su vivienda habitual, lo cierto es que es un factor relevante (pero, repetimos: no es el único).

Pero, ¿qué sucede si debes demostrar la vivienda habitual sin padrón

¿Qué pasa si estás empadronado en un lugar y vives en otro?

Según explica Mapfre, lo más fácil es acreditar el padrón del declarante. Y es que, además, por lo general, es obligatorio empadronarse en el municipio donde estás viviendo habitualmente, aunque hay algunas personas que prefieren no hacerlo.

No obstante, si necesitas demostrar que es tu vivienda habitual sin padrón, Hacienda podría no tomar tu vivienda habitual como tal, debido a que los datos podrían no concordar. 

Es decir, si tu vivienda habitual está en Málaga, pero trabajas en Barcelona, Hacienda podría declarar que no es tu vivienda habitual debido a que se encuentra muy lejos del lugar donde trabajas. 

Por su parte, los documentos de tipo privado, como aquellos que están hechos por un administrador de fincas, tampoco son válidos para Hacienda, así como tampoco valdrían declaraciones de vecinos. 

Lo que Hacienda podría investigar

Hacienda podría realizar investigaciones para comprobar que esa es tu vivienda habitual, y son las que presentamos a continuación.

El consumo de la vivienda

Hacienda podría comprobar los consumos de luz, agua y gas. En el caso de que no se viera actividad, o sólo se viera durante unos determinados meses del año, Hacienda podría demostrar que no resides en esa vivienda.

Línea de teléfono fija

 Otra de las cosas que Hacienda investiga, según Mapfre, es que tengas una línea fija de teléfono y que la pagues mensualmente. Si no residieras en esa vivienda, sería absurdo hacer pagos cada mes. 

La dirección figura en servicios oficiales  

Que la dirección de la vivienda corresponda al domicilio indicado a servicios como el correo ordinario, aseguradoras, recibos, notificaciones bancarias…

Misma vivienda que tu pareja e hijos

Hacienda comprobará que tu vivienda habitual coincida con la que indican tu pareja y tus hijos. Si no es así, se deberá justificar el motivo.

Cercanía al lugar de trabajo y estudios

Por otro lado, tanto el lugar de trabajo como el lugar donde estudian tus hijos son dos factores muy importantes para poder demostrar que resides en esa vivienda habitualmente.

Si tu vivienda habitual está en Málaga pero resides en Barcelona, lo más seguro es que Hacienda no acredite tu casa habitual como tal. Si Hacienda  necesita revisar tu deducción, ten en cuenta todas estas indicaciones para no tener problemas.