El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente Pablo Iglesias, en Moncloa

Urgente: El Gobierno planea un nuevo impuesto que nos va a afectar a todos

Se trata de un impuesto que afectará al consumo de envases de plásticos no reutilizables.

Una vez que la evolución de la pandemia es favorable, el Gobierno  ya empieza a  mirar hacia el futuro  para aprobar aquellas medidas que forman parte de su programa pero se han visto interrumpidas por la crisis sanitaria. 

Entre los grandes retos que el Gobierno estableció desde el inicio de su legislatura está la transición ecológica, un ámbito en el que han avanzado tras la reciente aprobación en el Consejo de Ministros de un  paquete legislativo para reducir y mejorar la gestión de residuos. 

La Estrategia Española de Economía Circular  (España Circular 2030) ya ha sido aprobada y la tramitación de una Ley de Residuos y Suelos Contaminados para limitar, por primera vez en nuestro país, el uso de los plásticos de usar y tirar ya está en marcha. 

Impuesto a los envases de plástico no reutilizables

Dentro de este paquete de medidas encontramos un impuesto que afectará a todos los españoles, pero servirá para reducir el uso de los envases de plástico y, por tanto, el impacto negativo que estos causan en el medio ambiente.

El impuesto sobre los envases de plásticos no reutilizables, que ascenderá a los 0,45 euros por kilogramo de envase, se trata de una tasa similar a la que planean implantar otros países europeos como Reino Unido o Italia. 

Su implantación en nuestro país podría suponer unos ingresos de 724 millones  de euros anuales.

«Será de carácter indirecto y recaerá sobre la fabricación, importación o adquisición intracomunitaria de envases de plástico no reutilizables que vayan a ser objeto de utilización en el mercado español» ha explicado Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

¿A qué productos afectaría el nuevo impuesto?

Entre los productos de plástico de un solo uso afectados por la ley, encontramos los míticos vasos de cumpleaños, pajitas, tapones y recipientes no reutilizables. 

Según el texto del anteproyecto, a partir del 1 de enero de 2023 quedará prohibida su distribución gratuita, por lo que habrá que cobrar dicho impuesto por cada producto de plástico que se entregue al consumidor y diferenciarlo en el ticket de venta. 

Sin embargo, mucho antes de esto,  a partir del 3 de julio de 2021, quedará prohibida la venta  en el mercado de productos de plástico de un solo uso que ya cuenten  con alternativas de otros materiales.

Entre ellos encontramos todos los envases, pajitas, vasos, cubiertos y hasta bastoncillos de algodón fabricados con  poliestireno expandido. 

Además, a partir del próximo año,  quedará prohibida la destrucción de excedentes no vendidos de productos no perecederos, como textiles, juguetes, y aparatos eléctricos, salvo que dichos productos deban destruirse conforme a otra normativa.

Con esta medida se pretende fomentar el uso de otros materiales como alternativas al plástico y reducir el consumo de plástico hasta un 70% en el 2030.