Foto del archivo familiar de la fiesta de cumpleaños en la que fallecieron tres hermanos.

La fiesta de cumpleaños que acabó con la vida de 3 hermanos de una familia

La familia, natural de Sao Paulo, tuvo que enterrar a los tres parientes que fallecieron tras contagiarse de coronavirus más de mitad de los asistentes a la celebración.

La crisis del coronavirus no entiende de fronteras. Nadie es invencible a este virus que ya deja casi 900.000 fallecidos en todo el mundo.

Sin embargo, no afecta a todos por igual y ya se han visto múltiples casos en el que el virus se acaba cebando con algunas familias, que se ven en la obligación de despedirse de varios seres queridos a la vez por culpa del coronavirus. 

Esto fue lo que le sucedió a una  familia brasileña natural de Sao Paulo que celebraba una fiesta de cumpleaños en la que más de la mitad de los invitados se infectaron de coronavirus.

Veintiocho invitados

Era 13 de marzo y Vera Lúcia Pereira cumplía 59 años. Aunque por aquel entonces la pandemia ya se hacía notar, la familia decidió celebrar la fiesta que estaba prevista. «Teníamos dudas, pero decidimos hacerla, porque no había tantos casos en el país», dice la cumpleañera a 'BBC News Brasil'.

Decidieron hacer una fiesta más reducida, solo con los parientes más cercanos: hermanos, primos y sobrinos. Al ser una familia tan numerosa, el círculo íntimo estaba compuesto por 28 invitados, de los cuales 14 acabaron dando positivo por Covid-19, falleciendo tres de ellos a causa del virus. 

Aunque solo se ha confirmado el positivo de una de las fallecidas, María Salete Vieira de 60 años, los familiares están completamente convencidos de que los dos hermanos de la mujer también murieron por las mismas causas.

Fueron tres días muy duros para la familia, que tras enterrar a Salete tuvieron que despedirse primero de  Clovis Vieira,  que también murió de un paro cardíaco, y al día siguiente del otro hermano, Paulo.

Una fiesta de despedida 

«No nos habíamos visto en unos días, porque no siempre era fácil reunir a todos en un solo lugar», rememora Maria do Carmo Vieira, de 58 años y hermana de los fallecidos.

La celebración fue un momento muy especial para que los siete hermanos se volviesen a juntar  en una fiesta que, sin nadie saberlo, se acabaría convirtiendo en el último encuentro de todos los hermanos.

Poco después de la reunión, casi la mitad de los asistentes a la fiesta empezaron a mostrar síntomas  como tos, fiebre, dificultad para respirar, todos asociados al Covid-19. Incluso la propia cumpleañera manifestó síntomas.

«Físicamente estoy bien, solo con un poco de tos. Pero ha sido un periodo muy difícil. Hemos estado viviendo días de terror.  Todo esto es una tragedia», relataba la homenajeada a la 'BBC News Brasil'.

Lo que empezó siendo una bonita y alegre celebración de cumpleaños se acabó convirtiendo en un trágico suceso familiar que cambiaría sus vidas para siempre.