El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, comparece en rueda de prensa

Fernando Simón reaparece para reconocer un error

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias reconoce que auguraban mejores datos en cuanto a los afectados por coronavirus.

Fernando Simón se encuentra en aislamiento desde el pasado 30 de marzo tras dar  positivo en Covid-19.

El virus ha impedido que el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias  (CCAES) nos informe a diario del recuento de contagios en nuestro país, pero no lo ha obstaculizado a la hora de  continuar con su trabajo desde el confinamiento. 

Sin ir más lejos, después de dos días sin comparecer hoy ha reaparecido en los medios de comunicación durante la rueda de prensa que se celebra de forma habitual tras la reunión del Comité de Gestión Técnica del Coronavirus.

Durante su intervención, Fernando Simón  ha celebrado que el número de hospitalizados y casos graves se haya reducido en los últimos días, aunque ha reconocido un  error de cálculo en cuanto que al descenso del número de casos graves no ha sido tan altocomo se preveía inicialmente. 

«Estamos consiguiendo, al menos por ahora, que las UCI no hayan colapsado, y que los hospitalizados y casos graves se hayan reducido, no tanto como nos hubiera gustado, pero sí lo suficiente como para que el sistema se pueda hacer cargo de ellos», ha señalado Fernando Simón. 

El epidemiólogo no ha dudado en señalar que «estamos consiguiendo ir quemando las etapas y  vamos poco a poco llegando a los objetivos», pero lanza una advertencia a los ciudadanos para que no relajen las medidas de confinamiento y «evitar un repunte en la epidemia y evitar que el sistema sanitario vuelva a estar sometido a la presión».

«Estamos  terminando la fase dura, pero es también la fácil, por que la única medida a respetar es quedarse en casa. Progresivamente, cuando tengamos que empezar a ir poco a poco levantando las medidas de precaución, empezará la parte más difícil, porque va a ser más complicado conseguir que la gente mantenga la tensión en las normas», ha apuntado.