Imagen de una calle de Córdoba

El último caso de contagiado por coronavirus en España ya tiene fecha, y aún queda

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada elabora un informe que estima la evolución de la pandemia en nuestro país y señala cuando se contagiaría la última persona.

La hoja de ruta  para la vuelta a la nueva normalidad ya tiene fechas fijadas, aunque de momento estas no sean fijas.

La desescalada será gradual y asimétrica  en función de cada provincia, que irá activando cada una de las cuatro fases según la evolución epidemiológica en cada zona.

Previsiblemente, ante el calendario más optimista, podríamos estar terminando la desescalada a finales de junio, momento hasta el cual se prorrogará el estado de alarma.

Sin embargo, ya se adelantó que el avance de las fases estarán condicionadas al  cumplimiento de unos criterios sanitarios y epidemiológicos que el Gobierno aún no ha publicado.

El objetivo: evitar una segunda oleada

El objetivo de la desescalada gradual y asimétrica es evitar a toda costa un rebrote del virus que pueda volver a poner en riesgo de colapso al sistema sanitario.

El problema es que no se sabe a ciencia cierta como puede evolucionar la pandemia con el progresivo levantamiento de las restricciones, puesto que hasta el momento tampoco ha habido los  test suficientes ni los estudios necesarios para conocer el grado de expansión del virus en nuestro país.

Realmente a día de hoy se desconoce el verdadero impacto del virus, puesto que las cifras oficiales no se ajustan a la realidad en casi ningún país del mundo, algo confirmado por epidemiólogos y forenses de numerosos países.

¿Cómo será la evolución de la pandemia?

Según un informe publicado en el día de ayer por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fadea) el saldo trágico del coronavirus en nuestro país duplica las cifras oficiales. 

El documento firmado por cuatro autores concluye que «la cuantía acumulada de fallecidos hasta el 26 de abril asciende a casi 35.000 personas, 34.393, un 46,2% superior a la cifra oficial». 

Si la evolución de la pandemia continúa la tendencia actual y haciendo un cálculo a partir de la tasa de la letalidad en España (el 3,1%), las cifras a finales de mayo habrán alcanzado los casi 40.000 muertos,  según el mismo informe.

A falta del  estudio de seroprevalencia puesto en marcha por el Gobierno para elaborar un mapa epidemiológico de España y conocer la expansión del virus, las cifras proporcionadas por el estudio de Fadea estiman una tasa de contagio mucho mayor de la que se cree en la actualidad.

Con los datos a 26 de abril nuestro país superaría los 1,23 millones de personas infectadas. Una cifra que se traduce en casi tres de cada diez españoles  que han estado o están contagiados

Según estos datos y los modelos de cálculo aplicados el  28 de noviembre de 2020 se registraría el último caso de infección en nuestro país.

El estudio nos deja unos datos bastantes negativos que ponen de manifiesto la importancia de respetar las reglas de la desescalada para que las consecuencias de la pandemia no sean aún más profundas.