Un sanitario vacunando a una persona

Descartan que la vacuna covid provocara el fallecimiento de la sanitaria de 40 años

Tras la autopsia realizado se ha determinado que no había un vínculo

Sorpresa por la triste noticia que se ha dado a conocer sobre una sanitaria de Portugal. La mujer, de 41 años, ha fallecido solo dos días después de haberse administrado la vacuna contra el coronavirus.

Sonia Azevedo era una mujer de 41 años y trabajadora sanitaria en Oporto, Portugal, concretamente se dedicaba al área de pediatría en el Instituto Portugués de Oncología (IPO), así era desde hacía unos diez años. Además, tenía familia y dos hijos.

El caso es, aparentemente, bastante extraño. Sonia falleció de forma repentina y se da el hecho de que solo dos días antes había recibido la vacuna Pfizer y Biontech contra el covid. En un primer momento se estudiaba si podría haber sido consecuencia de la vacuna que se administró, pero, finalmente, parece haberse descartado.

Después de haberle sido prácticada la autopsia, se ha determinado que los resulatados «no evidencian cualquier relación entre la muerte y la vacuna».

El Consejo de Administración del IPO, donde trabajaba, ya ha emitido un comunicado asegurando que su muerte fue de 'forma súbita', sin embargo, destacan también que al ponerse la vacuna no padecía ninguna sintomatología adversa ni efecto secundario, al menos que ella comunicara. Ni tras ponérsela ni durante los siguientes días.

La familia de la mujer ha hablado también sobre lo sucedido, asegurando que no saben que es lo que ha podido suceder, pues como ya hemos dicho, no se quejó de nada después de que se hubiera administrado la vacuna contra el covid. Además, según han explicado, la Nochevieja la pasó con ellos y no mostró ningún síntoma extraño.

Así pues, por el momento se descarta que la vacuna haya podido provocar el fallecimiento de la sanitaria, o algún problema de salud que haya acabado derivando en ello. Es posible que se haya tratado también de una muerte súbita sin que tuviera nada que ver la vacunación, aunque no se ha confirmado todavía la causa real del fallecimiento, pues está «bajo secreto judicial».

Sin embargo, hay que recordar que en torno a las vacunas hay todavía mucha incertidumbre por parte de la población. Son muchas las personas que aseguran no fiarse por los posibles efectos secundarios que pueda tener, sin embargo, los expertos aseguran que la vacunación contra el covid es crucial para poder avanzar en la lucha contra el mismo.

Por otra parte, ciertas informaciones no han ayudado a calmar las dudas. Recientemente, por ejemplo, salió a la luz que en Estados Unidos, la vacuna de Moderna, ya había desencadenado varias reacciones alérgicas, de igual forma que también ha pasado con la de Pfizer, la que actualmente se administra en España.

El primer caso que se dio a conocer fue el de un médico oncólogo geriátrico, Hossein Sadrzadeh. El hombre recibió la vacuna y, tras ello, comenzó a sufrir ciertos síntomas de alergia, como mareos y taquicardias. Hay que mencionar que se trataba de una persona con otras alergias, por ejemplo, al marisco.

Tras ello tuvo que ser trasladado a urgencias, allí lo pudieron tratar sin problemas y más tarde fue dado de alta, una vez que todos los síntomas habían pasado.

En aquel caso, el equipo que realizó la vacuna se pronunció asegurando que se no pueden dar explicaciones por un caso concreto. Sin embargo, tras investigaciones se dijo que podría haberse debido al componente PEG, que en algunas personas puede reaccionar. Sin embargo, hay que decir que se encuentra en cosas del día a día como pastas de dientes o champús.