Carlos Matallanas, periodista y exfutbolista fallecido por ELA

Fallece a los 39 años el periodista Carlos Matallanas, enfermo de ELA

En el verano del año 2014 le diagnosticaron dicha enfermedad, contra la que ha luchado con todas las fuerzas posibles durante siete años

El periodista deportivo Carlos Matallanas ha fallecido a los 39 años después de siete largos años luchando contra la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). La enfermedad degenerativa le fue diagnosticada en 2014, y desde entonces este periodista, escritor y exfutbolista se convirtió en un referente de la lucha contra el ELA.

En octubre de 2014, Carlos Matallanas anunció en un artículo en El Confidencial que padecía esta enfermedad. El periodista era en aquel momento coordinador de la sección de deportes en este medio, y anunció a través de él que le habían diagnosticado ELA ese verano.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Matallanas explicó que tras hacerse una serie de arreglos en la dentadura a los largo de tres meses, en la primavera de 2013 empezó a sentir problemas a la hora de hablar. Siguió con su vida normal durante varias semanas, pero el médico que le sacó las mueles les confirmó que esa no podía ser la causa de que hablara lento y raro.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Carlos visitó a un neurólogo y, en verano de 2014, le confirmaron que padecía esclerosis, una enfermedad degenerativa que afecta a las células del cerebro y la médula espinal. Meses antes de había descartado esta opción, pero las nuevas pruebas no dejaban lugar a dudas. A partir de entonces, su vida cambió para siempre.

Haciendo gala de su optimismo, Carlos decidió visibilizar la realidad del ELA y se convirtió en un referente de la lucha contra la enfermedad. Tras siete años luchando contra sus efectos, finalmente ha perdido la vida hoy, martes, 9 de marzo de 2021. Carlos Matallanas es hermano del también periodista Javier Matallanas.

Entre julio de 2019 y enero de 2020, Carlos escribió un libro sobre la experiencia luchando contra la enfermedad. Al sacar el libro, hace poco más de un año, Carlos confesó que la enfermedad se había agravado y que llevaba semanas en el hospital. «He renovado los votos con el dolor, la angustia, la incertidumbre de un final muy próximo y la incomodidad e incomunicación desesperantes».

El periodista había experimentado una mejoría pero finalmente volvió a recaer: «Mi enfermedad me ha vuelto a poner cara a cara con la muerte, para que no se me olvide que lo que sufro desde 2013 es una de las enfermedades más crueles que un ser humano puede sufrir». Esto fue lo último que escribió en su blog, «Mi batalla contra el ELA».

La enfermedad que se lo ha llevado

La esclerosis lateral amiotrófica es una enfermedad degenerativa que afecta a las funciones cerebrales que afectan a la actividad motora, pero mantienen intactadas la sensibilidad y la inteligencia. La enfermedad apenas daña el movimiento ocular y los músculos de los esfínteres, por lo que los enfermos pueden seguir controlando estas funciones hasta el último día.

Sin embargo, las personas que padecen esta enfermedad van perdiendo la capacidad de mover voluntariamente los músculos. A medida que pasa el tiempo pierden la capacidad de andar, hablar o respirar por ellos mismos. Afecta a personas entre los 40 y los 70 años. No se conoce la cura para esta enfermedad y solo existen tratamientos para aliviar los síntomas. 

El fútbol, su gran pasión

Carlos Matallanas nació en el barrio madrileño de Carabanchel, y desde muy pequeño tenía claro que quería ser futbolista. Creció en las filas del RCD Carabanchel, y pasó por varios equipos madrileños como el Alcobendas, el Puerta Bonita y el Rayo Majadahonda. Finalmente acabó en Cádiz, donde residió hasta sus últimos días.

La enfermedad le obligó a dejar el fútbol pero siguió unido a él formando parte de la plantilla del Fuenlabrada y el Alcorcón, como asesor y analista. Carlos también colaboraba con el diario As, donde escribía todo tipo de historias relacionadas con el deporte. Cada vez le era más difícil escribir, pero la enfermedad no le quitó nunca las ganas de hacerlo.

Carlos se sumó a varias campañas para mostrar la realidad del ELA y concienciar a la sociedad sobre la existencia de estos enfermos. El 31 de enero de 2015, pocos meses después de que le fuera diagnosticada la enfermedad, apareció en el escenario de un concierto benéfico celebrado en Madrid. Ya no podía, pero junto a su mujer Marta y su hermano Gonzalo, se comunicó con el público a través de una pizarra donde se podía ller: «Gracias por uniros a nuestra lucha. Todo va a salir bien».

Carlos publicó «Mi batalla contra el ELA», un compendio de artículos escritos en su blog de El Confidencial, y hace poco sacó «La vida es un juego. Estrategia para Mario y Blanca». Consciente de que se acercaba su final, Carlos resumió en este libro «las razones por las que sigo peleando». Con el jugador del Atlético de Madrid, Fernando Torres, grabó una charla que titularon «Fútbol y Vida». Dicen que ha muerto con las botas puestas, como él quería.