Fotografía trasera de una mujer tocándose el pelo

Una joven va al médico porque le duele la barriga y le encuentran una bola de 7 kg

Los médicos que la atendieron se quedaron estupefactos al ver su estómago

Hay casos médicos que dejan huella. Esto es precisamente lo que les ha pasado a varios doctores en la India. Su paciente, de 17 años, tenía un extraño bulto en su estómago que no era lo que esperaban.

Los médicos todavía siguen asombrados con este caso tan peculiar. Sweety Kumari, natural de India, ha vivido durante años con una bola enorme y pesada de 7 kilos de pelo en su estómago. Esto ha sido el resultado de que la joven, de 17 años, haya estado mucho tiempo ingiriendo su propio cabello.

En un primer momento, los expertos en medicina pensaron que la joven tenía un gran tumor en su estómago. Tras una prueba de ultrasonido, los médicos decidieron operar de manera urgente a la muchacha. Nada les hacía presagiar lo que de verdad se iban a encontrar una vez que Sweety Kumari entrase en quirófano.

Tras la operación, que duró más de seis horas, los doctores empezaron a atar cabos y entendieron cómo había llegado semejante bola de pelo hasta el estómago de esta joven india.

El síndrome de Rapunzel

La causante de toda esta sorprendente historia fue la tricofagia. Un trastorno de la conducta que se caracteriza por el hábito recurrente e irresistible de ingerir compulsivamente el propio cabello.

El gran problema de esto es que el cabello no es biodegradable y se acumula en el estómago, poniendo en serio riesgo la salud de quienes lo padecen. Este problema, conocido también como el síndrome de Rapunzel, aumenta los riesgos de complicaciones como obstrucción, perforación y peritonitis.

Lo cierto es que esta enfermedad solo afecta a una pequeña parte de la población. Se estima que padecen el síndrome entre el 0.6 por ciento y el 1.6 por ciento de los habitantes a nivel mundial.

Además, la tricofagia suele estar relacionada con la tricotilomanía. Esta última tiene que ver con un comportamiento compulsivo que lleva a manipular el pelo estirándolo, retorciéndolo e incluso arrancarlo, con la consecuente pérdida del mismo. Lo que ocasiona una apariencia desigual en cuanto a la densidad del cabello. En la mayoría de los casos es necesario recurrir a terapia para solucionar el problema.


Comentarios