Imagen de una calle de Córdoba

Expertos aclaran si el coronavirus se puede colar a través del aire acondicionado

Aseguran que «no tiene ningún sentido» decir que el virus se puede reproducir en los sistemas de aire acondicionado

La Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) y la Sociedad Española de Sanidad Ambiental (SESA) han señalado que la probabilidad de que el virus que provoca el coronavirus entre por los sistemas de climatización o extracción de aire y se difunda por los conductos «es muy baja». Sin embargo, han explicado que hay que garantizar una renovación «suficiente» del aire, captando el del exterior en un lugar apropiado.

En este sentido, han afirmado que la apertura de ventanas permite renovar el aire y se puede aplicar antes, después e «incluso durante el funcionamiento de los mismos». Por otra parte, aseguran que «no tiene ningún sentido» decir que el virus se puede reproducir por los sistemas de aire acondicionado.

Las dos sociedades han afirmado que las normas habituales sobre cómo obtener una buena calidad del aire incluidas en la normativa vigente «parecen suficientes para los espacios de trabajo». Esta normativa exige «una buena calidad del aire interior» y es más exigente en el caso de otros espacios, como los de atención sanitaria. En caso de que no se pueda hacer esta ventilación natural, se debería utilizar sistemas específicos de higienización del aire.

El virus no se puede reproducir sin invadir células humanas

Sobre la inquietud de que el virus se reproduzca el sistema de aire, las sociedades han asegurado que el virus «no se puede reproducir sin invadir células humanas». Añaden que la limpieza de los conductos o el cambio de filtros no tiene ningún efecto práctico, más allá de cuando toque hacerlo.

SEPAS Y SESA han indicado que es importante mantener la limpieza y desinfección del suelo, muebles y equipos para eliminar el riesgo de contagio por posible contaminación de superficies por el virus. Han añadido que es efectivo el uso de mascarillas para reducir las emisiones de gotas que pueden contagiar a otras personas o instalaciones, así como el lavado frecuente de manos. Sobre esto último, han destacado la importancia de garantizar la limpieza y ventilación frecuente de los aseos y bajar la tapa cuando se tira de la cadena.