Médico se coloca un EPI

Las dos cosas que España no tiene ante la llegada inminente de la segunda ola

La situación del país ante los rebrotes vuelve a ser delicada

La situación en España ante los rebrotes de COVID-19 vuelve a ser delicada. Incluso se habla de una segunda ola de contagios, no llega al nivel del mes de marzo, pero está alarmando a los sanitarios.

Ya sin estado de alarma, son las comunidades autónomas las que gestionan la reacción ante el aumento de casos, que se han disparado en las últimas semanas, con Cataluña, Aragón y Madrid como zonas más delicadas. 

La portavoz del sindicato de enfermería Satse, María José García, explica a ‘20minutos’: «No estamos como en marzo, aunque la situación es alarmante. Ahora se da más importancia a la atención primaria y se hacen las PCR para confirmar», y además confirma que se hacen más pruebas que al principio. 

Asimismo, García reconoce que hay recomendaciones muy generales por parte de Sanidad y, como consecuencia cada centro toma sus propias decisiones. Por lo tanto, en cada centro hay actuaciones dispares, pero, tal como ha determinado esta portavoz, esto no tiene por qué ser negativo.

España carece de material y personal sanitario desde antes de la crisis del coronavirus

Desde Satse aclaran que deberían garantizar, dese el Gobierno, las líneas de producción de material. De nada vale tener un almacén lleno si cuando se vacíe no llega más. Por otra parte, denuncian la falta de enfermos y enfermeras, que vienen lamentando desde hace años.

«Las plantillas ya eran insuficientes antes de la crisis, pues imagina ahora», comenta María José García. Termina con un mensaje claro: «De nada vale tener más camas si no hay quien las atienda».

Además, el Colegio de Médicos de Madrid, ha querido analizar la situación calificando de sorprendente que el Gobierno regional trate de parchear la ausencia de rastreadores en volumen adecuado en la región con una externalización, cuando existen profesionales calificados suficientes para hacer esa labor. De nuevo, ponen el foco en la atención primaria y avisan de su posible desbordamiento si no se controlan los rebrotes.

De hecho, la vicepresidenta del Colegio ya avisó hace días a través de las redes sociales. «Lamento decir esto: en cuanto a números de ingresos en Madrid estamos igual que el 5 de marzo. Siento mucha rabia y tristeza. Ni como sociedad ni como sanidad hemos aprendido casi nada. Y seguimos, los sanitarios asistenciales, muy cansados y agotados».

Muchos son los sanitarios, centros médicos y profesionales que siguen participando en la concienciación de que la pandemia todavía no ha terminado. La enfermedad sigue con nosotros y no podemos mirar para otro lado. No estamos en marzo, pero la segunda ola de contagios está conviviendo con todos nosotros.