La escuela de España donde a mayoría de las familias no han llevado a sus hijos

Solo una quinta parte de los alumnos de primaria y un tercio de los de secundaria han asistido al centro educativo la Mina

Niños en el colegio con mascarilla
La escuela de España donde a mayoría de las familias no han llevado a sus hijos | iStock

La llegada de septiembre con la vuelta al cole de los niños también ha traído la incertidumbre de muchos padres que no están a favor de llevar a sus hijos a los centros educativos por el peligro que puede suponer juntarlos con otros jóvenes y profesores. 

Es precisamente por este motivo que muchas de lis alumnos del instituto escuela la Mina, que está situado en el barrio barcelonés de Sant Adrià del Besòs, ha recibido a muy pocos alumnos durante los primeros días de colegio. 

Tan solo una quinta parte del total de los estudiantes de primera y un tercio de los de secundaria son los que han acudido a la escuela en los primeros días de clase. 

Y todo esto lo han hecho a pesar de que antes de que iniciara el curso se celebrasen reuniones donde se les informó de cuáles iban a ser los protocolos a seguir y que contó con asistencia récord por parte de los padres. Allí ellos ya manifestaron su preocupación por las medidas de prevención sanitaria. 

Según han informado las propias familias de los niños, esto se debe a que están realizando una «cuarentena de observación», es decir, esperarán dos semanas para comprobar si las medidas que ha implantado el centro educativo funcionan o no. 

Solicitan el mismo método que en el confinamiento

«Nosotros les hemos explicado que cumplimos con todo y que sus hijos van a estar seguros, pero tienen miedo al contagio de una enfermedad desconocida», ha explicado Marta del Campo, la directora.

«Nos piden que atendamos a sus hijos como lo hicimos durante el confinamiento». Durante el estado de alarma, los profesores de este centro se organizaron y proporcionaron material escolar y dosieres para que los realizaran para los más pequeños, además de ser llamados por videoconferencia con frecuencia.

Por su parte, los alumnos del instituto mantuvieron sus clases a distancia de forma telemática y lo hicieron con bastante éxito. 

Sin embargo, ahora esto ha provocado que las familias de los niños no quieran llevar a sus hijos a la escuela, porque «este modelo les gustó mucho y no ven ahora necesidad de clases presenciales». A pesar de esto, la directora no pierde la esperanza y confía en que poco a poco las aulas vuelvan a llenarse. 

En la mayoría de centros educativos de Cataluña las clases iniciaron el pasado lunes día 14 y del primer al segundo día, la Mina ya notó un leve aumento de alumnos. 

Josep Bargalló, el conseller de Educació, ha tildado  la falta de asistencia de los niños en los primeros días de curso de «poco significativo» en relación a los 1,6 millones que hay matriculado y ha defendido que la intención es convencer a las familias de que pueden llevar libremente a sus hijos a los colegios, antes que denunciarlas a la fiscalía. 


Comentarios

envía el comentario