Un entrenador, a la cárcel por acabar con la vida de su bebé de meses de la peor forma

Austin Stevens, el causante de tal atrocidad ha sido detenido este pasado martes

Pesas en el suelo
Un entrenador viola y mata a su hija de diez meses | Pixabay

Un trágico suceso ha conmocionado al Condado de Montgomery (Pensilvania). Al parecer, un entrenador ayudante del equipo juvenil de fútbol americano ha violado hasta la muerte a su hija de tan solo diez meses. Austin Stevens, el causante de tal atrocidad ha sido detenido este pasado martes, de octubre, casi tres días después de tener lugar los hechos.

La policía acudía el sábado antes a la casa del acusado después de recibir una llamada de emergencia en la que el susodicho pedía ayuda porque su bebé no respiraba. El bebé fue inmediatamente trasladado al hospital más cercano sin que pudiese hacer nada por su vida.

Tras estudiar las extrañas circunstancias que envolvían la muerte del bebé, los agentes pidieron poder acceder al registro del teléfono de Stevens mediante orden judicial. Inmediatamente la policía se percató que había realizado, esa misma noche, diversas búsquedas como «¿qué pasa si no escuchas el corazón de tu bebé?» o «¿cómo saber si un bebé está muerto?».

Después de realizar estas búsquedas. Stevens llamaba a la ambulancia e incluso hablaba a través de las redes sociales con dos mujeres que no estaban relacionadas con el bebé ni tampoco sabían lo que acababa de suceder en la residencia del entrenador, según ha afirmado la cadena ABC.

Por si esto fuese poco, en el registro de la casa, la Policía encontró un pañal ensangrentado de la pequeña Zara. El diario 'Daily Mail' informa que la autopsia confirmó finalmente la violación del bebé, que también recibió un fuerte golpe en la cabeza.

«Este caso es profundamente perturbador. Es difícil imaginar que la muerte de este niño sea más traumática: la agresión sexual a un bebé, seguida de la inacción del padre para salvar su vida, la llevó a la muerte», declaraba el fiscal del distrito, Kevin R. Steele.

Austin Stevens, entrenador asistente en los Lower Providence Warriors, está detenido en la cárcel del condado de Montgomery a la espera de juicio y con una fianza superior al millón de dólares. Sin duda, se trata de un hecho atroz que será difícil de olvidar para los habitantes del Condado de Montgomery.


Comentarios

envía el comentario