Encuentaran un niño de 2 años, tras 40 días secuestrado

Encuentran un niño de 2 años, tras 40 días secuestrado: 'Me había encariñado'

Tras un mes y medio desaparecido, las autoridades han encontrado al pequeño y a su secuestradora

El pasado 30 de junio desapareció en el mercado de San Cristóbal de las Casas, en el estado de Chiapas de México, un niño de dos años y nueve meses. Ahora, un mes y medio después, las autoridades mexicanas han encontrado con vida al pequeño indígena. 

Tras ser informados de que el niño podría estar en Las Palmas, comunidad situada en el municipio de Cintalapa de Figueroa, los investigadores desplegaron el pasado jueves por la noche un operativo de búsqueda allí.

Fue precisamente en ese lugar donde encontraron al pequeño Dylan Pérez con vida y donde capturaron a la presunta sospechosa que se lo llevó. 

Pena máxima para la secuestradora

Se trata de una joven de solo 23 años la que estaba con el niño en el momento en el que lo hallaron. La mujer, Margarita N, ha sido imputada por el delito de la desaparición forzada entre particulares, que en México es castigado hasta con 70 años de cárcel. 

«La Fiscalía va a pedir la pena máxima para la imputada, por lo que podría alcanzar hasta 75 años de cárcel», ha manifestado Jorge Luis Llaven Abarca, el Fiscal General de Chiapas. 

«La hoy imputada refiere que el móvil es que ella no puede concebir, no puede tener hijos y por esa razón ha tenido muchas dificultades con su pareja», explicó el fiscal los motivos de Margarita para llevarse al niño. 

La joven engañó a otros dos niños para secuestrar a Dylan

Para poder llevarse al pequeño, la mujer le pagó 200 pesos mexicanos —unos 7,5 euros—a dos niños y les engañó para que se lo llevaran del mercado haciéndoles creer que era su madre. 

«Gracias a Dios ya tengo aquí a mi gordito, a Dylan, gracias por todo el apoyo», han sido las únicas palabras que ha dicho la verdadera madre del pequeño, Juana Pérez, en la comparecencia.

El pequeño está bien y ya está en su casa

Tras pasar por la Fiscalía con el pequeño Dylan, su madre y sus familiares regresaron a San Cristóbal de Las Casas, donde fueron recibidos con el resto de la familia y amigos con una comida para celebrar que el niño estaba bien y vivo. 

Allí, el chico ya juego con su hermana pequeña y con sus primos en su casa y alegría se puede apreciar en estos actos y en su cara. Además, de la felicidad que muestra cuando duerme acompañado de su madre.