Dos nuevos brotes pon en alerta a España: 'Cada vez más cerca del marzo'

Dos nuevos brotes ponen en alerta a España: 'Cada vez más cerca de marzo'

Las residencias vuelven a ser focos importantes de contagio

Durante el principio de la epidemia, las residencias para personas mayores y con necesidades especiales fueron uno de los focos de contagio más duros. 

Ahora, tras la situación que se está viviendo ahora en España, donde no paran de surgir rebrotes desde que finalizó el estado de alarma, el Gobierno, las comunidades y municipios han establecido una respuesta coordinada para poder detectar y controlar los contagios en estos centros. 

Y es que las residencias vuelven a estar en el punto álgido de los rebrotes. Tan solo en las últimas semanas se han detectado varios y dos de ellos, situados en Madrid y Aragón, han sido muy notables. 

En una residencia de Huesca ya se han sumado 53 positivos y 10 empleados del centro están totalmente aislados en sus domicilios. Mientras que una en San Martín de la Vega (Madrid), han fallecido dos personas de las 53 contagiadas que hay. 

Los gobiernos están preparándose para lo que muchos conocen ya como una «segunda ola de contagios», que a pesar de que esperan que tenga un menor impacto que la primera y que estamos más preparados para hacerle frente, no deja de ser una amenaza para la salud pública, teniendo en cuenta que no existe un tratamiento ni una vacuna contra el virus.

El grupo más vulnerable ante el Covid-19 son las personas mayores y es por este motivo que es necesario tener constantemente en el punto de mira a las residencias y que estas aumenten sus medidas de seguridad.

Plan de Respuesta Temprana para residencias

Teniendo esto en cuenta, el Gobierno ha determinado un 'Plan de Respuesta Temprana', donde han establecido un protocolo de seguridad en el caso de que se encuentre algún rebrote

En este plan, además de la higiene y el mantenimiento de la distancia de seguridad, se ha manifestado la importancia de que «que recojan aspectos relacionados con la organización de espacios y horarios, coordinación con el sistema asistencial, procedimientos sobre manejo de casos, colaboración con salud pública y una reorganización de las actividades en función del escenario».

Por otra parte, los centros estarán obligados a comunicar cualquier posible caso de coronavirus, disponer de un registro de evolución de la pandemia y tanto trabajadores como residentes deberán realizarse periódicamente pruebas de diagnóstico. 

En las residencias más grandes también cabrá la posibilidad de establecer sectores de habitantes más pequeños de lo habitual, con el fin de reducir el número de contactos entre personas. 

Plan de Respuesta frente a un positivo

En el caso de que se detecte un contagio en el centro, que podría derivarse en un brote, deberán notificarlo enseguida a las autoridades sanitarias y adoptar las medidas necesarias: aislamiento de la persona infectada, cuarentena para los contactos estrechos, rastreo de otros posibles positivos y realizar las pruebas PCR a residentes y trabajadores. 

Si se llega a detectar un brote, también existe la posibilidad de restricción de las visitas a los habitantes del centro y de las salidas de los residentes, así como la sectorización de los espacios.