Imatge de tres sanitàries que realitzen test PCR a conductors de vehicles.

Los devastadores efectos de una segunda ola en Espa├▒a

Un nuevo oleaje de contagios podr├şa tener consecuencias irreversibles

España es uno de los países más afectados por los efectos del coronavirus, tanto en el ámbito sanitario, donde cuenta con más de 300.000 contagios, como en el económico. 

La Unión Europea ha sabido reaccionar con celeridad frente a la crisis provocada por el Covid-19. Sin embargo, la ayuda proporcionada por este organismo podría no ser suficiente para llenar el agujero fiscal al que se enfrenta el país. 

La UE ha suspendido el Pacto de Estabilidad, ha relajado las reglas que rigen las ayudas de estado para que los pa├şses puedan inyectar dinero en el sector privado y reactivar la econom├şa, han creado nuevos fondos de rescate, han redirigido el dinero de fondos existentes para apoyar a los sectores m├ís afectados y han creado un fondo de recuperaci├│n por valor de 750.000 millones de euros, financiados con deuda conjunta. 

Pero, a pesar de esto, los rebrotes apuntan a que estamos frente a una segunda ola que derivar├í en un nuevo confinamiento y que hundir├í m├ís la econom├şa espa├▒ola. 

Seg├║n el acuerdo al que han llegado los l├şderes europeos, Espa├▒a se beneficiar├í de 140.000 millones de euros del fondo de recuperaci├│n, de los cuales solo 72.000 millones ser├ín ayudas directas, el resto ser├ín pr├ęstamos a largo plazo.

Sin embargo, este dinero no se recibir├í inmediatamente pese a que se lleg├│ el pasado julio al acuerdo. En un principio, la presidencia del Consejo empezar├şa en las pr├│ximas semanas, con el objetivo de finalizarlas en octubre para poner en marcha los mecanismos a partir del pr├│ximo 1 de enero de 2021. 

Espa├▒a ha solicitado 200.000 millones de euros al SURE

Aproximadamente un mill├│n de trabajadores se encuentran acogidos al sistema de desempleo parcial y temporal. Es por esta raz├│n que el dinero para hacerle frente a los ERTE s├ş que podr├şa llegar antes. 

Bruselas se financiar├í de los mercados internacionales para llevar a cabo el SURE, un instrumento que proveer├í ayuda financiera a los pa├şses m├ís afectados por la crisis sanitaria a trav├ęs de pr├ęstamos en condiciones ventajosas. 

Espa├▒a ha solicitado 200.000 millones de euros de este instrumento, aunque esta petici├│n todav├şa no ha sido aprobada. La ├║ltima palabra la tiene el Consejo y la obtenci├│n de esta ayuda podr├şa retrasarse hasta oto├▒o. 

Adem├ís, la Comisi├│n tambi├ęn abri├│ la puerta a que los estados miembros pudieran redirigir fondos de cohesi├│n a proyectos dedicados a mitigar las consecuencias de la crisis. El pasado martes, Bruselas confirm├│ la aprobaci├│n transferencias en Asturias y el Pa├şs Vasco para reforzar el sistema sanitario por valor de 150 millones de euros.

Espa├▒a ha comunicado a Bruselas su intenci├│n de usar hasta 2.500 millones de euros a├║n pendientes de asignaci├│n para hacerle frente a las consecuencias de la epidemia en el ├ímbito de la salud y de los negocios. 

Por otro lado, una vez que el pa├şs vuelva a aplicar las normas fiscales, las cifras del d├ęficit y deuda volver├ín a contar tanto o m├ís que antes y, por lo tanto, volver├ín los ajustes, las reformas y los recortes. Es por estos motivos que la Comisi├│n cree que ser├í muy complicado volver a establecerse antes del 2022.

Estamos situados frente a uno de los abismos m├ís grandes derivados de la crisis del coronavirus, gracias a la incertidumbre, a la recesi├│n econ├│mica y al miedo a una segunda ola.