Imatge d'un investigador en un laboratori, observant mostres per un microscopi

El descubrimiento que confirma el origen real del coronavirus y frena todos los rumores

El hallazgo ha tenido lugar en China

Según ha publicado la revista 'Current Biology', se ha encontrado un nuevo coronavirus muy similar al virus del Covid-19 después de analizar las muestras de 227 murciélagos, recogidas en la provincia china de Yunnan.

Se descarta que el virus provenga de un laboratorio

Del mismo modo que ocurre con el SARS-CoV-2, este nuevo virus, al que se han llamado RmYN02, contiene inserciones de aminoácidos en el punto de unión de las subunidades S1 y S2 de la proteína punta del virus. Estas inserciones aparentemente inusuales pueden tener lugar de manera natural, por lo tanto, se descarta que se produjeran genéticamente en ningún laboratorio.

El director y profesor del Instituto de Biología de Patógenos de la Primera Universidad Médica de Shandong (China), Weifeng Shi, explicaba que muchos sugerían que el virus había sido creado en un laboratorio de manera intencionada, y manifestaba que «nuestro trabajo muestra claramente que estos eventos tienen lugar naturalmente en la vida silvestre. Esto proporciona una fuerte evidencia en contra de que el SARS-CoV-2 sea una fuga de laboratorio».

Relaciones con el SARS-CoV-2

«Desde el descubrimiento de que los murciélagos eran el reservorio del coronavirus del SARS en 2005, ha habido un gran interés en estos animales como especie de reservorio de enfermedades infecciosas, en particular porque son portadores de una alta diversidad de virus de ARN, incluidos los coronavirus», argumentaba Shi.

Tras analizar el ARN de las muestras de los murciélagos, es decir, el ácido nucleico que se encarga de trasladar la información genética del ADN, se concluyó que el RmYN02 estaba altamente relacionado con el SARS-CoV- 2. En algunas partes del genoma, como la sección de codificación más larga del genoma llamada 1AB, compartían el 97,2% del ARN. Los investigadores, sin embargo, pudieron comprobar que el genoma no se parecía al SARS-CoV-2 con respecto a la recepción en células humanas. Por lo tanto, es muy probable que el RmYN02 no afecte a las personas.

Ambos virus contienen inserciones de aminoácidos en el punto donde se encuentran las dos subunidades de su proteína punta, en cambio, las inserciones no son las mismas. «Nuestros hallazgos sugieren que estos eventos de inserción que inicialmente parecían ser muy inusuales pueden, de hecho, tener lugar en betacoronavirus animales», explicaba Weifeng Shi.

Para concluir, Shi advertía que «el muestreo de más especies silvestres revelará nuevos virus que están aún más relacionados con el SARS-CoV-2 y puede ser incluso con sus antepasados directos, lo que nos dirá mucho sobre cómo este virus surgió en los humanos».