Fotografía a contraluz de unos pies con las piernas cruzadas

'Dedo congelado' un síntoma del coronavirus que cada vez va a más

La dolencia pone de manifiesto la capacidad del virus para causar problemas dermatológicos

La clave para frenar la expansión del coronavirus radica fundamentalmente en la capacidad para detectar el virus.

La necesidad de identificar los casos para mantenerlos aislados y evitar la propagación es especialmente importante en virus con una tasa de contagiosidad tan eleva como la Covid-19.

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

Sin embargo, el desconocimiento de esta enfermedad ha hecho que desde el estallido de la pandemia haya sido muy difícil diagnosticar los casos de coronavirus.

Los síntomas más comunes y extraños del coronavirus

El coronavirus es una enfermedad extraña que presenta diversos cuadros médicos en función del paciente y una enorme variedad de síntomas.

Algunos de ellos son síntomas comunes y frecuentes en otras patologías. De hecho, muchos se conocieron al inicio de la crisis, mientras que otros como los problemas gastrointestinales fueron añadidos a la lista posteriormente:

  • Fiebre o escalofríos
  • Tos, dificultad para respirar o fatiga 
  • Dolores musculares y corporales
  • Dolor de cabeza
  • Congestión nasal
  • Náuseas
  • Diarrea

Sin embargo, en esta lista también se incluyen síntomas muy particulares que denotan la gran capacidad del coronavirus para afectar diversos órganos.

La pérdida de olfato y gusto, por ejemplo, se ha convertido en una de las dolencias más recurrentes en los pacientes que cursaron la enfermedad.

Los expertos alertan del síntoma de los 'dedos congelados'

No obstante, existe un nuevo síntoma extraño que se ha dado a conocer recientemente y que cada vez va a más.

Se trata del fenómeno de los dedos 'congelados', que se suma a la larga lista de síntomas que nos pueden alertar de ser portadores del coronavirus

Según han alertado varios expertos fueron muchos los casos de infectados de coronavirus que habían despertado con extrañas manchas en los dedos de los pies, parecidas a las lesiones por congelación.

Esther Freeman, dermatóloga en el Hospital General de Massachusetts en Boston, es una de las profesionales que ha alertado sobre esta extraña dolencia.

«Mi bandeja de entrada del correo y mi clínica de telemedicina están repletas de dedos de pies. No hay nada más que dedos de pies. Nunca antes había visto tantos dedos de pies» relata la doctora en un reportaje realizado por el diario 'The Washington Post'.

La dermatóloga explica que desde el estallido de la pandemia empezó a recibir consultas de pacientes que sentían ardor o picor en los dedos, donde además se podía apreciar inflamación.

La dolencia solo duraba unas dos o tres semanas.y casi todos los pacientes tenía un denominador común: habían dado positivo por coronavirus.

El coronavirus también afecta a la piel

De esta forma, el síntoma de los 'dedos congelados' pone de manifiesto la gran capacidad del coronavirus para afectar diversos órganos.

En un principio se pensaba que el virus afectaba solo a los pulmones, pero con el paso del tiempo se ha demostrado que afecta al corazón, el cerebro e incluso la piel con problemas como el síntoma de los 'dedos congelados'.

Sin embargo, se trata de una teoría con la que ya se había trabajado desde el estallido de la pandemia.

El 16 de abril, el 'Journal of the American Academy of Dermatology' publicaba un estudio sobre los efectos dermatológicos del coronavirus.

Una de las conclusiones extraídas del estudio fue reveladora. Los investigadores alertaron de que las erupciones en los dedos de los pies podrían ser un indicador temprano de la enfermedad, a diferencia de la pérdida de olfato y gusto que es uno de los primeros síntomas de alerta.

El estudio también destaca que la mayoría de los pacientes con 'dedos congelados' son asintomáticos o manifiestan cuadros leves. Además, la gran mayoría de los afectados son niños o adultos entre 20 y 40 años.

«El mensaje a la población es que no entren en pánico. No quiero que la gente piense que si le aparecen manchas moradas en los dedos de sus pies van a terminar conectados a un respirador en una unidad de cuidados intensivos», ha sentenciado Esther Freeman para tranquilizar a la población.