Imagen de una calle de Córdoba

Curro, el español que puede acabar con el confinamiento: El Supremo admite su demanda

Un abogado particular presenta un recurso contra el decreto del estado de alarma por supuesta vulneración de los derechos fundamentales de libertad, reunión y circulación.

En pleno estado de alarma no todos son capaces de soportar el confinamiento. Mientras que algunos  optan por saltarse las restricciones de movilidad, otros rebuscan en los entresijos de la norma para enfrentarse a ella con todo el peso de la propia ley. 

Es el caso de  Curro Nicolau, un abogado particular, que ha presentado un recurso frente al  Real Decreto del Estado de Alarma decretado por el Gobierno el pasado 14 de marzo por supuesta vulneración de los derechos fundamentales de libertad, reunión y circulación.

El Supremo admite su recurso

El ciudadano español ha solicitado al  Tribunal Supremo poder reunirse con sus amigos y familiares en sus casas y poder ir libremente a su segunda residencia ubicada en la localidad de  Alp (Girona).

El demandante considera que el decreto del estado de alarma no puede prohibir de manera genérica el ejercicio de los derechos fundamentales que contiene la Constitución y sostiene que su única intención es «defender el Estado de Derecho, no soy de ningún partido político, ni voy contra el Gobierno» explicó Curro a  '20minutos.es'. 

En el recurso, presentado ante la Sala de lo Contencioso- Administrativo del Tribunal Supremo se denuncia que «el Gobierno de España con el apoyo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado» ha obligado al demandante «a confinarse en su vivienda durante más de 38 días salvo en determinados momentos muy limitados y excepcionales».

Restricciones propias de un estado de excepción

El recurso de veinte páginas presentado ante el Supremo sostiene que la suspensión generalizada, universal, y permanente de los derechos fundamentales de libertad, reunión y circulación  no tiene «cobertura jurídico-constitucional en el estado de alarma, que únicamente consiente la modulación razonada, proporcional y limitada tanto en el tiempo como en el espacio de alguno de ellos» . 

Según el demandante, las restricciones impuestas durante el confinamiento sólo pueden ser justificadas por una declaración del estado de excepción, que va un paso más allá que el estado de alarma.

«La suspensión de derechos fundamentales para combatir la expansión del virus COVID-19 ante la alerta y bloqueo sanitario, obligaba al Ejecutivo a aprobar el estado de excepción y no a declarar un estado de alarma insuficiente, que se ve desbordado por el desarrollo normativo posterior y por las restricciones generales de diversos derechos fundamentales plasmados en nuestra Constitución», señala el recurso.

Ahora, el Tribunal Supremo tiene la potestad de decidir sobre la medida cautelarísima presentada para la suspensión del Real Decreto del Estado de Alarma, una situación que generaría un tremendo terremoto social y político.