Imagen de una piscina

¿Tienes una piscina en casa? Pues tenemos una mala noticia para ti

No todos podrán asumir las directrices indicadas en el BOE

Con la llegada del calor, muchos nos preguntamos si podremos ir a nuestras piscinas  con normalidad. Muchos edificios cuentan con piscinas comunitarias que ya se han convertido en un servicio casi imprescindible durante los meses de verano para una parte de la población.

Si eres de los que cuentan con una piscina en su comunidad, esto te interesa. Y es que los Administradores de Fincas han avisado de que la mayoría de estas comunidades no tendrán recursos  para cumplir con las condiciones fijadas en la orden que establece el uso y apertura de las piscinas en la  fase 2  de la desescalada.

Según el Consejo General de Colegios de Administraciones de Fincas, en estas comunidades no suele haber personal que se encargue del  control de aforo  en las instalaciones. Además, aunque las comunidades cuenten con socorristas, esta persona solo puede controlar lo que sucede dentro de la piscina. Según el orden, se deberá limitar un  30% el aforo de estas piscinas comunitarias. 

Aforo al 30% y cita previa

A parte de esto, se tendrá que pedir cita previa y «organizar horarios  por turnos, fuera de los cuales no se podrá permanecer en la instalación». Tampoco será posible «gestionar citas previas sin personal o, al menos un teléfono y la inmensa mayoría de las comunidades de propietarios carecen de ambos recursos».

Y es que, de momento, no están permitidas las reuniones entre propietarios de comunidades, por lo que es muy difícil gestionar horarios y reservas para poder acudir a la piscina. Además, también advierten de que las personas deberán separarse, al menos,  dos metros, algo que reduce todavía más el espacio.

Según el  Boletín Oficial del Estado (BOE) publicado el 17 de mayo, en la fase 2 está permitida la reapertura de las piscinas  recreativas, siempre y cuando haya un aforo máximo del  30% y se cuente con cita previa. La Orden del Ministerio de Sanidad también indica que se deberá  reducir el aforo  y cumplir con la distancia de seguridad. Si no se garantizara esta  distancia de seguridad a causa del tamaño de la instalación, se deberá reducir aún más el aforo.

Por otra parte, para poder acceder a la piscina, el propietario deberán concertar una cita previa  con la entidad que gestione la instalación, y se establecerán horarios por turnos

Además, se deberá  limpiar y desinfectar la zona para la apertura, especialmente cuando se trate de espacios cerrados como baños o vestuarios, así como el material de uso común.