Un aula con varios niños con mascarilla

Una comunidad marca el camino para la 'vuelta al cole': Cerrará centros con contagios

Han preparado todo un protocolo de actuación

La Generalitat presentó este jueves el protocolo de actuación ante casos de coronavirus en los centros educativos para el curso 2020/21. Cataluña es una de las primera comunidades que ha preparado un plan para la vuelta a las aulas en setiembre. 

En él se contempla hacer pruebas PCR a los sospechosos de tener covid-19 y a sus contactos si esta prueba sale positiva. Será obligatorio el uso de mascarilla excepto durante la clase con el grupo estable. Además recoge cierre de centros a partir de dos casos separados, es decir, dos contagios, pero cada uno en una clase o grupo de convivencia diferente.

Los equipos directivos recibirán una formación al respecto. Además, se asignará un centro de atención primaria y un sanitario de referencia en cada escuela o instituto.

Que pasará cuando un alumno tiene síntomas

Ante un alumno con síntomas de Covid-19, el centro lo tendrá que aislar en un espacio separado y muy ventilado. Después tendrá que contactar con la familia para que lo lleve al ambulatorio y le hagan la prueba PCR en las primeras 24 horas.

En caso de días festivos o de periodos de vacaciones, tendrá que ser la familia quien lleve el estudiante a un centro de atención primaria y comunique la situación a los servicios educativos.

Si la prueba PCR sale positiva, el alumno se tendrá que aislar catorce días a casa y se hará la prueba al resto de su grupo estable, es decir, a los compañeros de clase. Estos compañeros y el profesor tendrán que hacer también cuarentena de catorce días, pero solo a partir del momento que se confirme que el sospechoso tiene covid-19.

Si el positivo tiene hermanos escolarizados, también tendrán que ponerse en cuarentena, puesto que forman parte de la unidad familiar. Los compañeros de este hermano, en cambio, solo se tendrán que aislar si él también resultara tener Covid-19.

Este protocolo también establece que convivan con un positivo –por ejemplo, un progenitor con coronavirus– no podrán ir a la escuela. El consejero de educación, Josep Bargalló, explicaba que el protocolo sale en buena parte de la experiencia de los casales de verano de este año, en que unos 250.000 niños de Cataluña han convivido en grupos estables y se han producido «incidencias, pero pocas».

El departamento de Educación pondrá en marcha una aplicación informática de nombre 'Traçacovid' para apoyar a los servicios educativos y a las familias en la hora de informar de posibles casos y gestionarlos. Se actualizará dos veces al día.

El consejero ha insistido en el hecho que es necesario no bajar la guardia y tomar medidas también «en la sala de profesores, en las reuniones con dirección y en los claustros».