Imagen de una calle de Córdoba

Cómo debería ser el fin del desconfinamiento en España: ¿Seremos capaces?

Los diferentes países alrededor del mundo que estuvieron más afectados por la pandemia empiezan a recobrar cierta normalidad mediante las fases de la desescalada, aunque cada país está siguiendo un criterio distinto.

España sigue registrando un descenso gradual de contagios y muertes por coronavirus, y Nueva Zelanda, por ejemplo, ha sido el primer país del mundo en volver a la normalidad después de dos semanas consecutivas sin registrar un contagio por coronavirus.

 

  

¿Cuál es la desescalada ideal?

Pero muchos se preguntan cómo debería ser esta vuelta a la normalidad, si gradual, si todos al mismo tiempo, si las actuales fases de desescalada adoptadas son las más adecuadas, etc. A raíz de esto, investigadores de la Universidad de Oxford han publicado un artículo en la revista ‘Frontiers in Public Health’ basado en datos del Reino Unido, en el que afirman que el modelo de desescalada ideal sería aquel en el que la población recuperara la normalidad en  distintos grupos diferenciados y por fases separadas cada dos semanas.

El estudio ha analizado dos posibles métodos de vuelta a la normalidad:  por oleadas, o de una vez, teniendo como constante la capacidad del Sistema Sanitario de absorber un nuevo brote sin colapsar, y concluyendo que una estrategia gradual es mejor:

«Un levantamiento del confinamiento instantáneo para toda la población haría que el número de contagiados ascendiera de forma drástica. Observamos que, emplear una estrategia de desescalada gradual, en la que grupos de población son  desconfinados secuencialmente, ralentizará la llegada de cualquier pico contagioso posterior», han asegurado en el estudio.

A esto, los científicos han añadido que los grupos a los que se les levante antes las restricciones deberían ser idealmente  los más jóvenes, dada su menor tasa de letalidad, cosa que además ayudaría a impulsar la inmunidad de grupo sin añadir presión al sistema sanitario.

Además, los investigadores han puesto hincapié en fijarse de ahora en adelante en  la tasa de recuperación de los pacientes infectados por Covid-19, que vienen a ser los infectados que se recuperan en un día, pues: «Si los nuevos pacientes hospitalizados dan muestras de mantenerse con síntomas durante más tiempo de lo estimado, es posible asumir que, en términos generales, la enfermedad está siendo transmitida a mayor velocidad de lo previsto», han avisado.