Fotograma de la película "El imperio contraataca", de la saga Star Wars, en la que Darth Vader le confiesa a Luke que es su padre

Las películas de ciencia-ficción esenciales en la historia del cine

Cinco de las diez películas más taquilleras de todos los tiempos pertenecen a este género

Vamos a seleccionar las mejores películas de ciencia-ficción así que prepárense para una avalancha de invasiones marcianas, futuros distópicos, científicos megalómanos, robots inteligentes, odiseas espaciales, viajes en el tiempo y lagartijas del tamaño de un rascacielos por efecto de la radiación.

Tan difícil es delimitar qué es exactamente la ciencia-ficción como evidente que algunos de los títulos más famosos y taquilleros de todos los tiempos pertenecen a este género de naturaleza inabarcable. El gran público adora este tipo de películas.

La ciencia-ficción estaba ya presente ya en los mismos inicios del lenguaje cinematográfico (no en vano la primera de las películas que seleccionaremos en del año 1902), y a diferencia de otros géneros que han ido alternando épocas de esplendor y decadencia siempre ha estado de moda.

El término “science-ficcion” (ciencia-ficción) fue acuñado por el editor Hugo Gernsback en la edición de junio de 1929 de la revista pulp “Science Wonder Stories”. Es el género que tiene en el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la sociedad industrial sus fuentes de inspiración y sus marcos narrativos principales, siempre y cuando esos elementos estén lo bastante distorsionados o fabulados como para que se entiendan como una especulación diferente a una opción estrictamente realista.

En esta selección dejaremos aparte películas que aunque puedan contener elementos que pertenezcan a la ciencia-ficción encajarían mejor en el cine de terror o en el fantástico como serían “Frankenstein” o “King Kong”. Son estupendas pero no pretenden retratar ni el futuro ni lo extraño ni lo inexistente con la verosimilitud exigible a una verdadera película de ciencia-ficción.  

Fotograma de la película 'Viaje a la luna' de Georgers Meliès en la que el cohete espacial se le clava en un ojo a la luna
"Viaje a la luna" está considerada como la primera película de ciencia-ficción de la historia | Georgers Meliès

Viaje a la luna. Georges Meliès. 1902

Pude que no la hayas visto Viaje a la luna pero seguro que te suena uno de sus fotogramas, ese en el que aparece una luna con rostro humano y un cohete clavado en un ojo, es una de las imágenes más icónicas del cine mudo.

Unos sabios hacen un cohete espacial en el que viajan hasta nuestro satélite. Allí son capturados por los selenitas pero consiguen escaparse y retornar a la tierra trayéndose consigo a un selenita preso.

El francés Georges Meliès es el padre de la ciencia-ficción  cinematográfica, el pionero de los efectos especiales y un artista único que sobresalió sobre sus contemporáneos en una época en la que el cine todavía estaba naciendo, todo era nuevo y estaba aún por inventar.

Metrópolis. Fritz Lang. 1927

A siente años de cumplir un siglo Metrópolis del alemán  Fritz Lang sigue siendo a día de hoy una película absolutamente moderna y de plena actualidad. Futurismo, cristianismo, ocultismo, arquitectura, lucha de clases o la inteligencia artificial son solo algunos de los muchos temas que trata esta maravillosa producción.

Metrópolis es una distopía futurista, una advertencia sobre la industrialización sin alma, una herramienta de propaganda política, la primera película de la historia con un robot malvado y una obra de arte. ¿Qué más se puede pedir?

La invasión de los ladrones de cuerpos. Don Siegel. 1956

En la década de los cincuenta del pasado siglo la ciencia-ficción  reinó en las salas cinematográficas desde los Estados Unidos a Japón y se hicieron incontables películas de este género. Si La invasión de los ladrones de cuerpos es de las más recordadas y reconocidas de ese periodo es sencillamente porque es de las mejores. También de las más polémicas, de ella se dijo que era una película anticomunista propia de los tiempos de la guerra fría y lo contrario, que se trataba de una crítica velada a la “caza de brujas” del senador McCarthy que perseguía a todo lo que oliese a izquierdista en Hollywood. Quizá fuese porque al final todos los totalitarismos son muy parecidos.

Los habitantes de un pequeño pueblo americano de pronto se muestran insensibles, sin sentimientos ni rastro de humanidad en sus comportamientos. Un siquiatra descubre que la razón está en unas vainas vegetales de origen extraterrestre que duplican y suplantan a los ciudadanos. Una película trepidante y terrorífica que no deja indiferente a ningún espectador.

Muñeco de Robby el robot junto a la caja en la que se comercializó en Estados Unidos
El personaje de Robby el robot de "Planeta prohibido" inauguró una constante en las películas de ciencia-ficción: el merchandising | CEDIDA

Planeta prohibido. Fred M. Wilcox. 1956

Planeta prohibido fue una producción de gran presupuesto realizada por un gran estudio (la Metro Golding Mayer) y se rodó en cinemascope y a todo color.

En el año 2200 la humanidad ha colonizado gran parte del espacio. Un crucero llega al planeta Altair para contactar con una expedición científica que recaló allí veinte años antes. Cuando aterriza la tripulación descubre que solo hay dos supervivientes, el Doctor Morbius y su hermosísima hija. En el planeta hay una fuerza oscura y misteriosa que amenaza a todos los hombres que osen poner un pie en su superficie.

Adaptación muy libre de “La Tempestad” de Shakespeare en la que destacan los estupendos efectos especiales, el diseño de producción, el sorprendente argumento con referencias al sicoanálisis tan en boga en esa época y Robby el robot, personaje icónico del cine de ciencia-ficción de la época.

El planeta de los simios. Frankling J. Schaffner. 1968

En los años sesenta la ciencia-ficción  se hizo más adulta y abandonó la serie “b” para instalarse en grandes y carísimas producciones. Buen ejemplo de ello es El planeta de los simios, perfecta simbiosis entre el cine como gran espectáculo y el ilimitado potencial especulativo del género.

Una nave espacial norteamericana del siglo XX sufre un aparatoso aterrizaje y descubren que han viajado al futuro. Para su sorpresa los supervivientes se encuentran en un misterioso planeta en el que los humanos viven de forma primitiva y silvestre y el poder está en manos de una civilización de simios.

Una película tan emocionante y aventurera como enigmática y profunda, con Charlton Heston como protagonista en el papel más recordado de toda su carrera y un apoteósico giro de guion final que no desvelaremos aquí por si todavía hay alguien que no la haya visto.

Fotograma de la película '2001, una odisea en el espacio' en la que se ve a un astronauta caminado por un pasillo de una nave espacial
"2001, una odisea en el espacio" fascino a los espectadores de su época entre otras cosas por su estética futurista | stanley kubrick

2001, una odisea del espacio. Stanley Kubrick. 1968

Probablemente la mejor y más compleja película de un director que solo rodó obras maestras. Kubrick tenía fama de perfeccionista y con 2001, una odisea en el espacio  realmente alcanzó la perfección. La película puede gustarte más o menos o incluso no gustarte nada en absoluto pero ya sea el uso de la música clásica, la fotografía, el diseño de producción, el guion, los efectos especiales y el maquillaje, el trabajo de los actores o el montaje son sencillamente impecables.

Se ha escrito y discutido mucho sobre el significado y el argumento de la película, muchos la tachan de incomprensible. Para entenderla basta con mirar la pantalla sin prejuicios y con la mente abierta. 2001 narra nada más y nada menos que toda la historia de la especie humana centrándose en dos momentos claves. El primero es su nacimiento: un grupo de primates al borde de la extinción adquieren la inteligencia gracias a su contacto con una entidad de origen extraterrestre, el famoso monolito. El segundo es su final y se centra en el viaje hacia una luna de Júpiter de dos astronautas y un súper ordenador llamado HAL. Al final del mismo el hombre dará otro paso evolutivo crucial para dejar de ser humano y convertirse en otra entidad diferente y más avanzada.

  • Te puede interesar: Filmin, la plataforma para los amantes del cine clásico y de autor

La guerra de las galaxias. George Lucas. 1977

Mucho más que una simple película Star Wars, La guerra de las galaxias, es un icono cultural, un universo narrativo autorreferencial, la piedra angular de un gran imperio económico, una mina de oro y una cinta que cambió la historia del cine para siempre.

Dicen que la idea inicial de Lucas era rodar una versión de Flash Gordon. Al no poder adquirir los derechos para hacerlo creó esta space-ópera utilizando referencias a El señor de los anillos, el cine del oeste y el bélico, las novelas de aventuras o la comedia romántica. El resultado de esa mezcla es una película entretenidísima que no se parecía a nada que se hubiese hecho anteriormente, apta para todo tipo de públicos y que nos trajo a un montón de personajes inolvidables. Después hubo dos secuelas, más adelante tres precuelas y cuando Lucas vendió la franquicia a Disney llegaron otras tres continuaciones más. Todas reventaron las taquillas e incluso “El imperio contraataca” puede que sea mejor en términos estrictamente cinematográficos a esta primera. Pero ninguna tiene lo que tiene esta: toneladas de magia para dar y regalar.

Alien, el octavo pasajero. Ridley Scott. 1979

Mitad ciencia-ficción, mitad película de terror todo Alien es cine espectáculo en estado puro. Los tripulantes de un carguero espacial en estado de hibernación reciben una llamada de auxilio que para su desdicha deciden atender. Al llegar un extraño parásito se adhiere al casco de uno de los cosmonautas. Es el comienzo de una pesadilla en el espacio exterior donde nadie puede oír sus gritos.

E.T. El extraterrestre. Steven Spielberg. 1982

Spielberg pensó en una película tierna y pequeña que era muy probable que tuviera una recaudación muy modesta. Hizo E.T. y reventó las taquillas del mundo entero. Y ya de paso creó un clásico.

La historia de la amistad inquebrantable entre un niño y un adorable extraterrestre perdido en nuestro planeta que solo ansía regresar a su casa conmovió a los espectadores y nos dejó un montón de secuencias inolvidables, la de las bicicletas voladoras quizá la que más. Si no lloras junto a Elliot cuando parece que E.T. ha muerto es que no tienes corazón.    

Fotograma de la película 'Blade Runner' en la que se ve a Harrison Ford realizando un interrogatorio
Blade Runner no fue un éxito de taquilla en su estreno pero inmediatamente se convirtió en la película de culto por excelencia | Ridley Scott

Blade Runner. Ridley Scott. 1982

Adaptación de una novela de Philip K. DickBlade Runner  es por derecho propio uno de los títulos más míticos de los años ochenta. Si en Alien Scott  mezcló la ciencia ficción con el terror aquí la combina con el género negro para lograr una película intensa, poética y metafísica repleta de acción.

En el año 2019 los Blade Runners son policías especializados en eliminar a los replicantes, seres humanos creados en laboratorios mediante ingeniería genética para realizar los trabajos más duros y desagradables. En un Los Ángeles perpetuamente lluvioso y abarrotado de gente Harrison Ford recibe el encargo de ocuparse de un grupo de replicantes fugado. Lo que descubrirá a continuación cambiará su vida para siempre.    

Terminator. James Cameron. 1984  

En el futuro hay una guerra sin cuartel entre la humanidad y las máquinas inteligentes. En el año 1984 un hombre aparece de la nada desnudo precedido por unos inexplicables rayos. Su misión es proteger a Sarah Connor de una máquina asesina con apariencia humana, un Terminator enviado desde el futuro para eliminarla.

Otro pelotazo de taquilla en los años ochenta y película fundamental en la carrera tanto de su director James Cameron como en la del actor Schwarzenegger. Terminator bebe de diferentes relatos clásicos de la  literatura pulp de ciencia-ficción y les añade el mejor cine de acción que tan bien domina Cameron para conseguir una cinta tan entretenida como trepidante.

Regreso al futuro. Robert Zemeckis. 1985

Viajar al pasado al volante de un Delorian. Eso es lo que hace Michael J. Fox en esta divertidísima película dirigida por Robert Zemeckis y producida por Steven Spielberg, ejemplo perfecto de ciencia-ficción mezclada con comedia adolescente.

Marty McFly es un joven aspirante a “rockero” que tiene un amigo, el Dr. Brown, que ha transformado su coche en una máquina del tiempo. Accidentalmente McFly acaba en los años cincuenta e impide que sus propios padres se conozcan, poniendo así en peligro su propia existencia. Humor, aventura y romanticismo a partes iguales en una película inolvidable.

De izquierda a derecha los personajes de 'Matrix' Trinity (Carrie-Anne Moss), Neo (Keanu Reeves) y Morfeo (Laurence Fishburne)
Matrix supuso un antes y un después tanto en el cine de ciencia-ficción como en el uso de los nuevos efectos especiales digitales en la gran pantalla | Hermanas Wachowski

Matrix. Hermanas Wachowski 1999

La mejor película de los años noventa y no solo de las de  ciencia-ficción. Matrix lo tiene todo: personajes carismáticos, un guion extraordinario, una estética potentísima  y unos efectos especiales increíbles.

Como dice el personaje de Morfeo en la película es difícil explicar qué es Matrix, es mejor verlo con tus propios ojos. Tan extraordinaria fue la primera parte de la trilogía como decepcionantes fueron las dos continuaciones.

Interestellar. Christopher Nolan. 2014

Para muchos el mejor trabajo del aclamado director Christopher Nolan y la última obra maestra indiscutible que nos ha regalado el género.

Las condiciones de vida en la Tierra abocan a la humanidad a la extinción a medio plazo. La única alternativa para asegurar la supervivencia de la especie pasa por colonizar nuevos planetas. Un grupo de astronautas viaja a través de un agujero de gusano en busca de un nuevo hogar para los hombres.

Visualmente potentísima, con un guion que ha sido elogiado por su precisión científica y unos actores estupendos en estado de gracia Interestellar  entretiene, emociona y nos hace reflexionar.