Imagen de una medusa en el Mediterráneo

Malas noticias para los bañistas: más medusas y más peligrosas en las playas de España

El cambio climático está detrás de este escenario, ya que las aguas más cálidas favorecen la fecundidad y el crecimiento de las medusas

Tras un invierno  y una primavera  con temperaturas  altas, estas anomalías de temperaturas, más altas de lo normal, acaban favoreciendo la abundancia de fitoplancton y generan las condiciones para la proliferación a principios del verano de la medusa. Entre ellas, la 'Pelagia noctiluca' es la más común del Mediterráneo. El Instituto Español de Oceanografía (IEO)  ha estudiado durante seis años la relación entre las condiciones ambientales y la distribución y abundancia en sus primeras fases de desarrollo de esta medusa  común, que en ocasiones forma grandes bancos en áreas costeras y aflora por millares en las playas.

Científicos del IEO, en colaboración con investigadores del Sistema de Observación y Predicción Costero de las Islas Baleares, el Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía y la Universidad de Bergen (Noruega), han avanzado en el conocimiento de la ecología reproductora para comprender mejor sus cambios poblacionales. Los resultados, publicados en la revista 'Marine Ecology Progress Series', explican cómo el agua cálida  favorece la fecundidad y crecimiento de las medusas, al contrario que la escasez de alimento.

La clorofila superficial es el otro aspecto clave

Del análisis combinado de muestras tomadas en  campañas oceanográficas del  proyecto 'Bluefin tuna' y de datos obtenidos por satélite, se ha concluido que la Pelagia noctiluca se mantiene en las capas más superficiales de la columna de agua  porque tienen mayor temperatura, aunque es en los niveles intermedios donde hay más alimento. Estas medusas  abundan más en las zonas con alta concentración de clorofila superficial, «la cual determina el 90% de los cambios en su abundancia anual alrededor de las Islas Baleares», indica el IEO en un comunicado. Por tanto, temperaturas  altas en invierno  y primavera, junto con afloramientos primaverales  prolongados de algas microscópicas, favorecen la proliferación de estas medusas.

Como el calentamiento global  contribuye a crear estas condiciones, puede ser una causa de las llegadas masivas de Pelagia noctiluca registradas en las costas del Mediterráneo occidental en las últimas décadas. El autor principal del estudio, Daniel Ottmann, investigador predoctoral del centro balear del IEO, ha destacado la importancia de este análisis para conocer el comportamiento poblacional de la medusa  más abundante del Mediterráneo y poder predecir sus 'florecimientos' masivos.

Gran influencia humana

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Aparte de las temperaturas  y la clorofila en el agua, los usos y actividades que los seres humanos desarrollamos en la actualidad también están interfiriendo directamente en el equilibrio de los mares  y los océanos  propiciando la expansión y proliferación de las medusas. Las poblaciones de los grandes depredadores de las medusas, como las tortugas marinas, han experimentado una drástica disminución por la sobrepesca  que soporta el litoral español, una práctica que sin duda habrá que regular más si queremos volver a equilibrar el ecosistema marino.

Aparte de estos aspectos, como ya se ha dicho desde buen principio, los factores ambientales, como el aumento de la temperatura, también están influyendo en la proliferación de los enjambres de medusas, lo que dificulta su predicción y seguimiento. Desde el punto de vista económico, sectores como el turismo y la pesca, se están viendo afectados por tal coyuntura. De igual modo, tal y como explican desde los ministerios de Agricultura, Pesca y Alimentación y para la Transición Ecológica, deben considerarse los efectos sanitarios derivados de las picaduras de medusas, así como la alarma social  que suscitan las noticias sobre la excesiva aparición de numerosísima cantidad de medusas que hay a lo largo de los miles de kilómetros que ocupa la costa española.

La más peligrosa del mundo, ya en el Mediterráneo

En la última década la 'Carybdea marsupialis' o «avispón marino» ha sido observada en varios puntos del mar Mediterráneo e incluso se han registrado apariciones masivas en zonas costeras, como en el litoral de Denia, Alicante, durante el verano de 2008. Un hecho especialmente llamativo, pues la especie habita  a profundidades próximas a los  20 metros. Lo más destacable es su peligrosidad, que es muy alta. La picadura de esta medusa  provoca dermatitis severa y otros síntomas moderados que, según la sensibilidad de la víctima y la superficie afectada, puede llegar, incluso a comprometer su vida.