Les mans d'una senyora gran

El calvario de Mercedes, hija de una víctima de coronavirus: ‘Perdieron su cuerpo’

La afectada denuncia una «mala praxis» por parte de la residencia y de la aseguradora

Una vecina de Madrid ha denunciado que la aseguradora Santa Lucíaperdió durante 18 días los restos mortales de su madre de 86 años. La fallecida, Ángeles Pérez Bueno, murió el 15 de abril en el geriátrico Amavir Arganzuela donde residía con párkinson cuando llegó la Covid-19 a España, según recoge 'Crónica Global'. La residencia se encuentra en plena capital pero el cuerpo de Ángeles apareció en Parla, una localidad situada a 25 kilómetros de Madrid.

Su hija, Mercedes Redondo Pérez, quiere interponer una denuncia a la residencia por «mala praxis» y lo hará conjuntamente con Marea de Residencias. Sin embargo, Mercedes necesita el informe médico que, aún no tiene, porque desde la residencia solo le han dado el certificado de defunción donde se indica que Ángeles murió de una parada cardiorrespiratoria, según señala el medio citado. La hija exige el informe a Amavir, ya que pone que podía ser un caso de Covid-19 pero que «no le hicieron ningún test».

«No sabían dónde estaba y apareció en el cementerio de Parla»

Mercedes también denuncia que el cuerpo de su madre desapareció después de morir: «La residencia tardó seis días a informarme de quien tenía la custodia de los restos mortales y Santa Lucía se negaba a decirme donde estaba el cuerpo», denuncia. La vecina de Madrid añade que la aseguradora «no sabía dónde estaba y, finalmente, apareció en el cementerio de Pabla donde lo gestionaba Albia, la filial de la aseguradora».

Mercedes lamenta que pidió trasladar el cuerpo de su madre en Madrid, porque es la ciudad donde ella vive, pero desde la filial se negaban y querían incinerar a su madre en Parla porque en la capital «no había sitio. La pandemia había desbordado los servicios funerarios». Una versión que la empresa municipal, Servicios Funerarios de Madrid, ha negado, ya que en un mail le dicen a Mercedes que «no es cierto que no tengan capacidad para incinerar».

Santa Lucía niega que haya existido una «mala praxis»

La aseguradora ha negado en todo momento una mala praxis, según ha declarado a 'Crónica Global' y explicó que el hijo de Ángeles, el declarante y contacto oficial, estuvo informado en todo momento y que estuvo «conforme con todo el proceso en relación con la incineración e inhumación de las cenizas». También indica que en todo momento «tuvo conocimiento de la localización del cuerpo y todos los tiempos definidos y pactados desde la recogida inicial el día 15».

Santa Lucía manifestó que disponen de grabaciones del 'call center' donde se demuestran estas conversaciones con el hijo de Ángeles y por tanto su gestión «diligente». Finalmente, señala que cuando Mercedes contactó con el servicio de atención al cliente también se le informó «aunque entre los hermanos no haya existido esta comunicación».