Pasajeras utilizando el teléfono móvil durante un trayecto en autobús con mascarillas de protección

Aviso urgente de un médico español: 'La situación es grave'

Portugal da un paso atrás y confina varias zonas de Lisboa para evitar nuevos contagios

Un médico español alerta de lo que está ocurriendo en Portugal. Lisboa vuelve a confinarse debido a los importantes rebrotes que hay en el país luso. Sus áreas más críticas dan un paso atrás ante la pandemia.

En las últimas semanas la situación sanitaria de Portugal se ha complicado. Los numerosos rebrotes que han aparecido han puesto al país en jaque. Este suceso debería de servir a otros países como España que también está sufriendo varios rebrotes en diferentes puntos de su territorio.

«Portugal puede ser un ejemplo para que los otros países no se confíen, no volver a hacer una vida completamente normal», ha asegurado Javier Gallego, un español que es jefe del servicio de cirugía torácica del hospital Luisíadas de Lisboa.

Según Gallego, en Portugal uno de los grandes focos de contagio fueron los transportes públicos. El exceso de confianza y la falta de medidas básicas como la mascarilla han sido el desencadenante de nuevos contagios en la zona.

Además, el médico ha añadido que los contagiados son gente más joven a lo que estaban acostumbrados. Jóvenes de entre 20 y 30 años que  «han salido a la calle, han organizado reuniones de más de 10 personas, prohibidas en este momento».

Gallego ha señalado que al afectar más a la población joven la gravedad de los contagios está siendo menos importante que en los pacientes de mayor edad. Por este motivo, los hospitales no están al límite de su capacidad, aunque eso no descarta que la situación sea grave.

Un paso atrás ante la pandemia

Portugal debe pensar en recular y dar un paso atrás no sólo en Lisboa. El Gobierno portugués aprobó ayer en Consejo de Ministros una nueva normativa. Los habitantes de 19 áreas de la zona metropolitana de Lisboa sólo podrán salir de casa para lo esencial: trabajar, comprar alimentos o acudir a la farmacia.

Estas áreas coinciden precisamente con aquellos lugares donde los rebrotes han sido más fuertes y hay un número elevado de contagios. La idea es proteger así al resto de ciudadanos y evitar la propia propagación del virus.