Ticket de la lotería australiana Set For Life

Lo echan por culpa del coronavirus y tres días después gana la lotería

Es la historia de un ciudadano australiano que de la noche a la mañana pasó de no tener ningún ingreso a convertirse en multimillonario.

La crisis del coronavirus está dejando a millones de familias de todo el mundo en una complicada situación económica.  La paralización de algunos sectores y la caída en picado del consumo ha propiciado una destrucción de empleo  sin precedentes.

Pero entre tanta tragedia, nos llegan casos insólitos de personas que ven como la suerte les sonríe para paliar los efectos de la dura crisis económica que sufren en primera persona.

Es el caso de un joven ciudadano australiano cuya situación ha cambiado en cuestión de horas tras ser agraciado con un millonario premio de lotería. 

El afortunado, que quiere permanecer en el anonimato, tiene tan solo veinte años de edad, pero ya cuenta con una familia a la que debe alimentar. 

La crisis económica provocada por el coronavirus se llevó por delante su empleo, dejándole sin ningún ingreso que llevar a casa para su  mujer y su bebé recién nacido. 

La preocupación de la familia era muy grande ante la incertidumbre de la evolución de esta crisis  sanitaria y económica. Sin embargo, poco después de ser despedido, el hombre recibió una noticia que cambiará la situación de su familia para toda la vida.

Tres millones de euros

El protagonista de esta historia y su mujer son aficionados a los juegos del azar. Además de participar en algún que otro rasca instantáneo, participaban con frecuencia en 'Set for Life', uno de los juegos más populares entre los aficionados a la lotería en Australia.

El premio gordo de este juego asciende a los 20.000 dólares australianos al mes durante 20 años. Eso significa que el ganador, a lo largo de dos décadas, cobrará un total de 4.800.000 dólares, el equivalente a unos 3 millones de euros.

El joven compró el billete de esta especie de bonoloto australiana a través de la página web oficial, que le informó del premio de la noche a la mañana. En cuestión de horas la familia había pasado de no tener ingresos a convertirse en millonario.

«No dormimos nada. Estuvimos despiertos toda la noche viendo la televisión y hablando de lo que vamos a hacer en el futuro con ese dinero. Saber que el resto de tu vida no te faltará nunca dinero es un sentimiento maravilloso», asegura el agraciado de este millonario premio.