La Audiencia Nacional rechaza paralizar cautelarmente el confinamiento de Madrid

Todo seguirá igual a la espera de la decisión definitiva

Policía Local de Madrid para a un motorista en un control de las restricciones de movimiento en Puente de Vallecas
Los cuerpos de seguridad realizan controles aleatorios en las entradas de los municipios afectados | EFE

La Audiencia Nacional ha rechazado este lunes la medida cautelarísma que pidió un abogado, Curro Nicolau, de paralizar la orden del Ministerio de Sanidad que acordó medidas restrictivas para diez municipios de la Comunidad de Madrid, entre ellos la capital, para atajar los contagios por la covid.

En un auto, la Sala de lo Contencioso-Administrativo explica que en este caso no concurren las razones de especial urgencia que exige la doctrina para adoptar una suspensión de la orden ministerial sin escuchar a la otra parte, la Abogacía del Estado, como establece la medida cautelarísma.

La Audiencia recuerda que para adoptar esta medida se exigen circunstancias que pongan de manifiesto una urgencia excepcional o extraordinaria de mayor intensidad que la normalmente exigible para la adopción de las cautelares, que son las medidas que ha pedido la Comunidad de Madrid en el recurso que interpuso después que este abogado y que fue admitido a trámite el pasado sábado.

Nicolau considera que el acuerdo del CISNS lesiona los derechos a la libre circulación y a la reunión porque restringe la entrada y salida de los municipios que cumplan los criterios pactados, salvo para desplazamientos considerados esenciales como ir al trabajo o a clase, y limitan a un máximo de seis personas las reuniones familiares y sociales, ya sean en espacios públicos o privados, excepto cuando se trate de actividades laborales e institucionales.

El letrado madrileño había pedido medidas cautelarísimas porque, en su opinión, el perjuicio causado con cada día que se aplica el acuerdo del CISNS «es irreparable (...), pues ya nunca podrá repararse los días que no ha podido disfrutar de su vida y libertad personal». Es «un castigo propio del Código Penal», argumentó.

El consejero de Sanidad teme los efectos de estas medidas

Horas antes, el consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha dicho este lunes que los técnicos sanitarios de la Comunidad ven «con preocupación» la mayor movilidad de 3,5 millones de personas en la capital y otros municipios que permiten las medidas impuestas por el Gobierno.

En una entrevista con Onda Madrid en la que ha manifestado su esperanza de que esa mayor movilidad (que había estado restringida en 45 zonas sanitarias de la región desde el 21 de septiembre) no repercuta en el «descenso mantenido» de todos los indicadores de la evolución de la pandemia en Madrid.

Ha insistido en su disconformidad con las medidas decididas por el ministerio que dirige Salvador Illa, ha dicho que el viernes pasado había un «descenso en todos los indicadores», en número de contagios, con una incidencia acumulada de 607 casos, que los ingresos hospitalarios en conjunto bajaron durante toda la semana y que la UCI estaba estable con un ligero incremento.

El consejero ha reiterado su crítica a las medidas impuestas por el Gobierno, que «al tratar Madrid capital como una única población se ha aumentado la movilidad en zonas donde ya descendía el número de contagios». 
«No nos parecían criterios de peso suficiente; el ministro dijo que Madrid estaba descontrolado, pero no era así, los datos indicaban en sentido contrario», ha añadido

Para el consejero, la decisión de Sanidad «era innecesaria», ha sido «un desacierto total» y «no responde a criterios técnicos».


Comentarios

envía el comentario